Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La polémica ley de inmigración está diluida pero siembra el terror entre los migrantes

Un hombre es arrestado por la Policía del condado de Maricopa, en Pheonix (AZ, EEUU), ayer, durante la operación lanzada por el alguacil de dicho lugar, Joe Arpaio, que busca reducir el crimen en esa ciudad. EFEtelecinco.es
Los activistas pro-reforma de Arizona piensan establecer hoy en Phoenix una "zona libre de deportaciones" para protestar contra una polémica ley de inmigración que, aunque diluida por una juez, ha sembrado el terror entre los inmigrantes.
La ley SB1070 entró en su segundo día de vigencia, mientras los grupos a favor y en contra de la legislación también hacen lo propio para llamar la atención sobre el problema de la inmigración ilegal.
Esta mañana voluntarios del grupo "Verano de Libertad de Arizona" (Arizona Freedom Summer) establecerán en la intersección entre las calle 16 y McDowell una "zona libre de deportaciones", y dirigirán sus protestas contra el alguacil del Condado de Maricopa, Joe Arpaio.
Según los organizadores de la protesta, los voluntarios tendrán una fuerte presencia en la zona para respaldar a quienes "viven con miedo", como parte de una serie de actos de repudio a las redadas de Arpaio.
"Nuestra idea es crear un movimiento contra las redadas y deportaciones... las acciones de Arpaio en nada resuelven el problema de la inmigración ilegal", dijo a Efe Frank Harper, un voluntario del grupo.
Harper señaló que el grupo ha recurrido a las redes sociales como Twitter y YouTube para difundir información sobre las redadas contra los indocumentados con el objetivo de crear un ambiente político en el que se niegue el acceso a los barrios latinos a los agentes de Arpaio.
Así como los grupos pro-reforma impulsan un movimiento de resistencia contra la SB1070, los grupos que la apoyan también organizan actos para exigir un aumento en la vigilancia fronteriza, aunque son menos visibles.
Aunque la juez federal Susan Bolton suspendió las partes más polémicas de la ley, la SB1070 es parte del nuevo régimen migratorio de Arizona y ha sembrado el terror entre los inmigrantes.
Bolton dejó en pie la cláusula que convierte en delito de menor cuantía el dar albergue y transporte a los indocumentados.
Eso significa que, por ejemplo, el pastor de una iglesia que traslade a sus feligreses indocumentados en su automóvil podrá ser sujeto a arresto y confiscación del vehículo.
Centenares de activistas, incluyendo 600 sindicalistas del área de Los Ángeles (California), participaron este jueves en diversos actos de protesta y desobediencia civil.
Las manifestaciones y vigilias de oración continuarán hasta el próximo domingo.