Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía se defiende ante las acusaciones de malos tratos a un inmigrante

De un lado se encuentra la Federación de Asociaciones e Inmigrantes y Refugiados de España (Ferine) que ha denunciado la "salvaje agresión" que, según esta organización sufrió el hombre senegalés.

"Con profunda indignación rechazamos estos procedimientos policiales atentatorios a la dignidad humana y llamamos a las organizaciones a manifestar su rechazo a estas prácticas que degradan nuestra sociedad", han declarado a través de un comunicado.

Del otro se encuentran los propios agentes. El Cuerpo Nacional de policía ha aclarado que el inmigrante en cuestión tenía antecedentes y se puso violento al subir al avión.

Cuando los policías iban a introducirle en el avión, el ciudadano senegalés se tiró al suelo y trató de impedir violentamente que le condujeran a su asiento.

Con la potestad que se le otorga, el mismo comandante fue quien obligó al extranjero a bajar del aparato. Pero "no se ha empleado la violencia en ningún momento. Se ha aplicado el protocolo para estas actuaciones", aseguran las fuentes.

Evitar la repatriación

Ahora lo que queda en el aire es qué ocurre con estas personas que, sabiendo que pueden ser expulsadas de un avión si actúan de forma violenta, quedan libres.

Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) se han mostrado indignados ante las acusaciones sobre que exista agresión alguna por parte de varios policías del aeropuerto de Madrid a la hora de inmovilizar al ciudadano senegalés.

Y, precisamente por este motivo, ha pedido a los agentes que se nieguen a realizar expulsiones de inmigrantes ilegales.

El SUP recuerda que muchos de los extranjeros sobre los que pesa una orden de expulsión saben que si se niegan a subir al avión, "tienen muchas posibilidades de que no sean expulsados y haya que ponerles en libertad".

Petición al Ministerio del Interior

Por último, y tras insistir en que a los policías les toca siempre realizar la "labor más desagradable", el SUP pide al Ministerio del Interior que haga públicos los datos de inmigrantes que han quedado en libertad tras negarse a subir a un avión. A nosotros no nos han sabido dar una cifra...