Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada envía 50.000 euros de ayuda de emergencia a Gaza

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada ha enviado 50.000 euros de ayuda de emergencia a las víctimas de Gaza, a petición del Patriarca Latino de Jerusalén, monseñor Fouad Twal.
"En Tierra Santa, somos una Iglesia necesitada. Por favor, continúen rezando por nosotros; sigan con su solidaridad y su ayuda. Las necesitamos más que nunca", ha pedido monseñor Twal.
Además, el responsable de Gaza en el Patriarcado y obispo auxiliar William Shomali, ha explicado que "la situación humanitaria en Gaza es muy mala" y ruega a AIN "su oración en pro del alto el fuego y de la paz" al tiempo que le pide ayuda para los pobres y los heridos de guerra.
La ayuda irá destinada a las necesidades más urgentes, que según el Patriarcado son la atención médica de emergencia a las víctimas de la guerra. Actualmente, los heridos están siendo tratados tanto en hospitales de Gaza como de fuera de la Franja, como el hospital católico Sant Joseph, en Jerusalén. Los centros médicos cristianos en Gaza también precisan de ayuda inmediata, especialmente para financiar combustible con el que mantener los generadores de electricidad.
También será necesaria la reparación de centros cristianos en Gaza como la escuela católica Sagrada Familia, en la que están acogidos actualmente unos 1.000 desplazados, y que ha de ser reparada antes de que pueda volver a entrar en funcionamiento. Asimismo, la ayuda de AIN permitirá reparar las viviendas de cristianos que han quedado destruidas.
La comunidad cristiana de Gaza cuenta con unos 1.300 cristianos, de los que aproximadamente 170 pertenecen a la Iglesia católica romana. Tanto la Iglesia católica como la ortodoxa han acogido a desplazados musulmanes en sus edificios.