Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las precipitaciones y tormentas afectarán esta semana al norte peninsular y habrá temperaturas por debajo de lo normal

La inestabilidad y el descenso de las temperaturas serán la tónica de esta semana, de modo que en numerosas zonas del país bajarán más de diez grados centígrados desde el lunes hasta el viernes, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
La portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha adelantado a Europa Press que esta semana será "fresca" y las lluvias se extenderán sobre todo por el norte, aunque puede haber precipitaciones en todo el país.
Así, este martes se esperan precipitaciones en el área cantábrica y Galicia que se pueden extender a lo largo del día a otras zonas del tercio norte, aunque de forma más débil y dispersa.
En el resto de la Península, al principio del día los cielos estarán poco nubosos o despejados y aumentarán a intervalos nubosos en el centro. En Baleares también se esperan intervalos nubosos en el centro y podrían caer algunos chubascos.
Canarias, por su parte, tendrá cielos nubosos o con intervalos nubosos en el norte de las islas y pueden producirse precipitaciones débiles en el norte. En el sur estará poco nuboso o despejado. Esta situación se mantendrá toda la semana y habrá pocos cambios en los termómetros.
En cuanto a las temperaturas, este martes descenderán en la mayor parte de la Península y Baleares y la bajada podrá ser notable en el sureste peninsular. De hecho, ha destacado que en algunas zonas podrán bajar de 5 a 8 grados centígrados, como en el sureste peninsular y también en León, Palencia, Burgos, norte de Valladolid y Salamanca. "En León no llegarán este martes a 18 grados centígrados", ha comentado Casals que ha explicado que, donde menos caerán los termómetros, será en los litorales del País Vasco, Cantabria y Asturias.
Por su parte, ha apuntado que en el resto bajarán de 1 a 3 grados centígrados y de 2 a 3 grados centígrados en el valle del Guadalquivir.
En cuanto a los vientos, ha señalado que la mayor parte de la Península tendrá vientos del oeste, pero que solo soplarán fuerte en la desembocadura del Ebro aunque después amainarán.
De cara al miércoles, la portavoz ha indicado que las precipitaciones serán localmente fuertes en Galicia y el Cantábrico y podrían ir acompañadas de tormentas. De hecho, no solo lloverá en Galicia y Cantábrico, sino que también lloverá en la meseta norte, alto Ebro y Pirineos, también podría haber tormentas, pero no tan fuertes y se podrían extender de forma más débil y dispersa se podrían extender a otras zonas de la mitad norte.
En Valencia, Murcia y el este de Andalucía y Baleares estará poco nuboso mientras que en el resto de la Península habrá intervalos nubosos. De hecho, "vuelve la cota de nieve", ya que las precipitaciones serán en forma de nieve en la cordillera cantábrica.
Las temperaturas volverán a descender "significativamente" el miércoles excepto en el noreste peninsular y en Canarias, donde no se prevén cambios, igual que en Levante y Baleares, donde subirán.
Ese día, según la portavoz, donde más descenderán será en el cuadrante suroeste, donde bajarán de 6 a 8 grados e incluso hasta 10 grados en algunos puntos. También descenderán de forma significativa en Madrid, Extremadura, Ávila y otras zonas de Andalucía, salvo el litoral de Almería y en Castilla-La Mancha, unos cinco grados centígrados.
ANDALUCÍA, DE 40 A 30 EN DOS DÍAS
Por ejemplo, ha comentado que en zonas del valle del Guadalquivir, como Córdoba, Sevilla o Jaén, donde este lunes y martes tendrán de 36 a 40 grados centígrados, el miércoles pasarán a 28 o 30 grados centígrados. En Levante y Mallorca y el valle del Ebro pasarán de los 36 grados de este martes a los 30 o 32 del miércoles. "No va a ser una semana muy caliente", ha vaticinado.
Del mismo modo, en la mitad norte el miércoles tendrán de 20 a 22 grados centígrados, en León "no pasarán" de 18 grados en el sur y de 16 o 14 en el norte de la provincia y las precipitaciones serán en forma de nieve en Picos de Europa a partir de 2.000 metros de altura.
Sobre el viento, ha adelantado que solo se prevén intervalos de viento fuerte en los litorales de Galicia y Andalucía e incluso podría haber rachas muy fuertes en el litoral de Granada, Almería y Melilla.
En cuanto al jueves, la portavoz ha explicado que será un día nuboso en el extremo norte peninsular con precipitaciones acompañadas de tormentas y con "mucha inestabilidad". Mientras, en la mayor parte del resto de la Península y Baleares podría haber intervalos nubosos pero podrá haber también nubes de evolución diurna, por lo que se esperan algunos chubascos y tormentas que serán menos probables cuanto más hacia el sureste peninsular.
En la mitad sur del litoral mediterráneo, no se prevén precipitaciones, solo cielos poco nubosos. "Ese día puede llover casi en cualquier sitio menos en el sureste peninsular", ha pronosticado Casals, que ha agregado que la cota de nieve se situará en los 2.000 metros de la cordillera cantábrica y en 2.500 en Pirineos.
Respecto a las temperaturas, ha dicho que volverán a bajar en casi todo el país excepto en la mitad oeste de la Península, donde no se esperan cambios. Sin embargo, bajarán en la mitad este, sobre todo en el extremo sureste peninsular, donde la caída podrá ser "notable" (de 6 a 9 grados centígrados).
El viernes "seguirá la inestabilidad" y lloverá en el extremo norte, donde podría haber precipitaciones localmente fuertes acompañadas de tormenta. Según ha indicado, esta inestabilidad se podrá extender de forma más débil y dispersa en otras zonas, salvo en el cuadrante suroeste, donde puede estar cielos despejados.
En general, ha comentado que la diurnas bajarán en el área mediterránea y subirán en el resto de la Península y que los termómetros estarán "por debajo de lo normal esta semana", tras caer hasta 10 grados centígrados, después de una semana pasada de "mucho calor".
De cara al fin de semana, la portavoz ha señalado que seguirá la inestabilidad en el extremo norte y nordeste, donde las precipitaciones podrán estar acompañadas de tormentas y podrían ser localmente fuertes en ese lado. Después se podrán extender de forma más débil y dispersa a otras zonas de la Península y Baleares. Donde no se espera nada es en el cuadrante suroeste peninsular, que solo tendrá algunos chubascos.
El fin de semana las temperaturas se recuperarán ligeramente en la mitad suroeste peninsular y descenderán en la mitad noreste peninsular, sobre todo en el este.
Finalmente, espera que el domingo la inestabilidad tenderá a disminuir y también la probabilidad de precipitación, que quedaría restringida al Cantábrico, tercio noroeste y Baleares.