Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La precoz vida de Soya Keaveney, modelo con 12 años y mamá con 15

Soya Keaveney ha tenido una niñez y una adolescencia acelerada. Con 12 años era modelo y con 15 está embarazada.telecinco.es
A los 12 años, Soya Keaveney se sometió a una dieta estricta para poder cumplir su sueño de convertirse en modelo. Ahora con 15 años va a tener su primer hijo. La madre de esta adolescente británica está orgullosa de su hija. A pesar de que la joven ya luce una tripita de cuatro meses de embarazo, su madre asegura que no compartirá cama con su novio, también menor, hasta que Soya no cumpla los 16 años.
La aspirante a modelo de Thornaby, en Cleveland, insiste en que va a ser una madre genial. Su madre, ex secretaria de una escuela, ahora en paro, dice que es ser estricto con Jake, el novio de su hija.
Por ahora dormirán en habitaciones separadas, hasta que su hija cumpla 16 años en enero, porque "la ley es la ley", según publica el 'Daily Mail'. La mujer cuenta que Soya ha estado usando la píldora anticonceptiva.
Su precoz hija comenzó a salir a discotecas cuando tenía apenas siete años de edad, se maquillaba, lucía tops atrevidos y faldas cortas.
Su madre, Janis, admite que su hija todavía es inmadura, aunque confía plenamente en ella cuando sale de fiesta.
Después que la joven publicó en la red social que estaba embarazada recibió críticas por tener un niño con tan pocos años. "... La edad no debería importar, lo importante es el amor!".
La chica describió las palpitaciones de su bebé como "sorprendente" y criticó a aquellos que cuestionaban su embarazo a una edad tan joven.
La joven ya causó polémica cuando sacó una variedad de fotos en bikini con poses provocativas. Mostraba con orgullo su cuerpo bronceado, sus uñas postizas y la perforación del ombligo.
Muchos padres reaccionaron con incredulidad de que su madre le permitía hacerse imágenes tan sugestivas, y menos dar permiso para publicarlas.
Por el momento, la joven estudiante ha puesto su carrera de modelo "en espera".