Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado del principal encausado por la muerte de Marta renuncia a defenderle

Antonio Jiménez, el abogado de Miguel C.D., principal encausado por la muerte de la joven Marta del Castillo, ha renunciado hoy a seguir defendiéndole después de que el joven haya cambiado por tercera vez su declaración sobre los hechos.
Según han informado a Efe fuentes del bufete Carrión y Jiménez abogados, el abogado defensor del ex novio de Marta, que desde el principio ha sido el principal sospechoso de su desaparición, ha decidido renunciar a su defensa.
Sin embargo, el abogado José Manuel Carrión y socio de Jiménez en el bufete continúa ejerciendo la defensa del hermano de Miguel C.D., Javier D.M, a quien la Policía considera que ideó el plan para deshacerse del cadáver de esta adolescente de 17 años la madrugada del 25 de enero.
Miguel C.D. aseguró en su primera declaración que fue él quien mató a Marta golpeándola con un cenicero y que después, ayudado por sus dos amigos Samuel B.P y Javier G.M, la tiró al río Guadalquivir.
Sin embargo, en una segunda declaración, el principal encausado aseveró que no la tiraron al río sino a un contenedor de basura cerca de la casa donde presuntamente mataron a Marta.
Y finalmente, en una tercera declaración, Miguel C.D. aseguró ante el juez que, en contra de lo que había asegurado en un principio, no fue él, sino el menor Javier G.M. quien estranguló a Marta.
Por otra parte, la Policía ha recuperado hoy de una alcantarilla un objeto punzante con el que Miguel C.D declaró que la amenazaron durante un intento de violación, de modo que el móvil sexual es, desde hoy, el nuevo elemento que manejan los investigadores del caso.
Según fuentes del caso, la existencia del objeto punzante surgió ayer en el careo mantenido ante el juez por el hasta ahora asesino confeso, Miguel C.D., y su amigo Javier G.M., de 15 años, encarcelado por ayudarle a deshacerse del cuerpo de la joven.