Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un rastrillo gigante barre el río en busca de Marta

Fuentes del dispositivo de búsqueda han explicado que esta herramienta especial, recién construida, iniciará el rastreo en la zona del puente de Camas, desde donde Miguel C.D., en prisión provisional, asegura que tiró el cuerpo de Marta con la ayuda de su amigo Samuel B.P. y del menor conocido como 'El Cuco', privados también de libertad por esta causa.
Si la búsqueda con el rastrillo fuera un éxito y apareciera el cenicero, éste se sumaría a las pruebas recabadas para inculpar a los presuntos responsables en la desaparición y muerte de Marta del Castillo.
El operativo de búsqueda centrado en el Guadalquivir, que lleva un mes en marcha, ha llevado esta semana a los especialistas a rastrear también en los restos del último dragado del río realizado antes de que Miguel C.D. confesara que arrojó el cuerpo de la menor al río pero posterior a la desaparición de la joven el pasado 24 de enero.
Fuentes de la investigación han explicado que en el período comprendido entre el 24 de enero y el 14 de febrero se efectuó un dragado cuando todavía no se sabía ni siquiera que el cuerpo de la menor podría yacer en el fondo del Guadalquivir tal y como posteriormente confesó el verdugo de Marta.
Los restos de ese dragado fueron depositados en las obras del Metro de Sevilla cercanas al río, concretamente a la altura de las vías que cruzan el Guadalquivir, por lo que dicha arena ha sido analizada por si en su interior se encontrara alguna pista que ayudara a la localización de la joven Del Castillo.
El dispositivo de búsqueda, centrado en el río, está compuesto por efectivos del Grupo Especial de Operaciones (GEO) y los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES), así como un helicóptero de la Policía Nacional; buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), embarcaciones del Servicio Marítimo y otro helicóptero de la Guardia Civil; efectivos de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional de la Junta de Andalucía; Bomberos; Protección Civil; y personal de la Autoridad Portuaria. Además, participan un total de 12 embarcaciones y 30 buzos, dos de los cuales viajan a bordo de los dos helicópteros para lanzarse al agua cuando divisen algo sospechoso.