Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los recién nacidos aprenden mientras duermen

Aunque sólo permanecen despiertos unas horas al día, los bebés no dejan de aprender en ningún momento. Mantienen sus cerebros despiertos incluso cuando duermen, por eso se desarrollan tan rápido y son capaces de asimilar tanta información. Los científicos consideran que el cerebro de los bebés está constantemente asimilando la información que reciben.
Una serie de test realizados en niños de uno y dos días por expertos de la Universidad de Florida muestran que la habilidad de los recién nacidos para absorber la información del mundo que les rodea nunca termina.
Los científicos usaron el electroencefalograma para medir la actividad cerebral de los bebés mientras dormían y una videocámara que registraba las expresiones faciales de cada uno.
Una máquina emitía un sonido a la vez que soplaba de manera suave en cada párpado de los bebés. A lo que ellos respondían aprentando la cara. El experimento se repitió en nueve ocasiones y a la décima la máquina emitía el ruido pero sin soplido. Después de 20 minutos repitiendo esta misma secuencia, 24 de los 26 pequeños contraían el rostro en respuesta al sonido, independientemente de que fuera acompañado de soplo o no.
Al mismo tiempo el electroencefalograma detectaba cambios en al actividad cerebral de los bebés en el momento en que oían el ruido, lo que, según los científicos, indica que aprendieron a asociar el tono con el sonido.
Otros bebés fueron sometidos a sonidos y soplidos irregulares y sin emparejar y no reaccionaban aprentando los párpados al escuchar el sonido.
Imposible en los adultos
La psicóloga, Dana Byrd, afirma en el diario The Telegraph que "nos encontramos ante una forma básica de aprendizaje durante el sueño en los recién nacidos, un tipo de aprendizaje que no se da en los adultos".
"Los bebés son mejores alumnos de lo que pensabamos, absorben los datos como esponjas", explica la psicóloga.
Los investigadores que han llevado a cabo este proyecto afirman que , es la primera vez que se demuestra que los recién nacidos son capaces de aprender relaciones entre estímulos mientras duermen.