Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector de la sanidad privada recuerda que la apuesta tecnológica es una inversión y no un gasto "cortoplacista"

El presidente del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Adolfo Fernández-Valmayor, ha recordado que la apuesta tecnológica debe ser vista como una inversión y no como un gasto "cortoplacista", por lo que ha destacado la necesidad de que las instituciones estén preparadas para ofrecer soluciones "técnicamente eficientes y sostenibles económicamente", teniendo en cuenta "siempre" que el paciente y la calidad del servicio deben ser el punto de partida de todo.
"La incorporación de la tecnología es fundamental para mejorar la eficiencia, la calidad y los resultados y la obsolescencia que ponen de manifiesto informes y expertos no hacen sino que incidir en una pérdida de competitividad de nuestro sistema", ha aseverado durante la mesa redonda 'Tecnología sanitaria en la medicina privada. ¿Elemento de diferenciación?', celebrada en el marco del XXII Encuentro del Sector de Tecnología Sanitaria de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN).
Además, a su juicio, la innovación debe ser la "clave" de la sostenibilidad, entendida ésta no solo como innovación farmacológica, biotecnológica o tecnológica, sino como "innovación" en los procesos de gestión, fomentando así la eficiencia, la corresponsabilización de los agentes y la evaluación de resultados en salud.
En este sentido, el presidente del IDIS ha asegurado que este es un punto en el que la sanidad privada tiene un "papel protagonista", ya que se "esfuerza" por seguir avanzando cada día con la aplicación de nuevos avances en tecnologías de la comunicación y la información, así como en servicios asociados que permiten gestionar "adecuadamente" su implantación, desarrollo, mantenimiento y renovación progresiva.
"Es fundamental que se dé por hecho que las nuevas tecnologías ayudan a mejorar la eficiencia, que contribuyen a reducir costes y que en definitiva facilitan la gestión asistencial adecuada del paciente basada en estándares universalmente aceptados", ha comentado para explicar que la Fundación IDIS ha creado su Comité de Innovación para favorecer la incorporación de la innovación mediante fórmulas de colaboración que impliquen a empresas del sector asegurador y hospitalario, así como a la propia industria tecnológica y farmacéutica.
Del mismo modo, durante la mesa se ha hecho referencia al proyecto de interoperabilidad, un modelo tecnológico que la Fundación IDIS está llevando a cabo y que "en breve" estará disponible para los pacientes. El objetivo de esta iniciativa es facilitar que el enfermo pueda transitar "libremente" en todo el sistema sanitario, en base a su propia capacidad de elección "evitando de esta forma molestias y redundancias innecesarias que impactan directamente en la pérdida de eficiencia".
"Sin duda, la interoperabilidad redundará en un beneficio evidente para todos nuestros pacientes y profesionales además de generar un evidente ahorro en el consumo de recursos y una mejora de la calidad asistencial a nivel general" ha recalcado.
INTEGRACIÓN DE LA TECNOLOGÍA EN LA SANIDAD PRIVADA
Por otra parte, en el encuentro se ha recordado que la evolución del gasto sanitario público en España mantiene una tendencia decreciente coincidente con la evolución de la crisis económica, si bien en el sector sanitario privado existe un "discreto crecimiento progresivo" en los últimos años y una previsión incremental a largo plazo.
De hecho, representa un "elevado peso" en el sector productivo español y dispone de 450 centros y cerca de 52.000 camas para dar respuesta a las necesidades de la población. "Una red amplia de centros repartidos por toda España que sin duda favorecen tanto la accesibilidad como la equidad en las prestaciones que reciben nuestros pacientes", ha señalado el director general de la Fundación IDIS, Manuel Vilches.
Dicho esto, ha referenciado algunas de las innovaciones disruptivas que se aplican en la sanidad privada como es el caso de la simulación médica avanzada, las tecnologías híbridas, la cirugía robótica, los aceleradores lineales con electrones o el quirófano híbrido.
"La adopción de innovación tecnológica en el sistema sanitario no puede producirse de una manera indiscriminada. Por ese motivo, antes de integrar una tecnología es esencial disponer de evidencia de su efectividad clínica, de estudios que garanticen un impacto económico positivo y rediseñar los procesos asistenciales afectados de forma que se multipliquen los beneficios", ha apostillado Vilches.
Del mismo modo, los expertos reunidos han abordado el papel de las aseguradoras, recordando que el sector ha registrado tasas de crecimiento positivas en los últimos años. En concreto, el crecimiento del volumen de primas en 2015 fue de 7.132 millones de euros, lo que supuso un incremento del 3,5 por ciento respecto al año anterior.
Y es que, tal y como han asegurado, las aseguradoras llevan años haciendo "importantes esfuerzos" para detectar e incorporar a sus coberturas los últimos avances y los servicios y productos más novedosos en materia de salud promoviendo su rápida generalización. Avances que, tal y como han comentado, ya no solo cubren el aspecto meramente diagnóstico y terapéutico, sino también otros, como los relacionados con la prevención y el bienestar en general.
"El objetivo es dar una atención más eficiente a los pacientes y mejorar también así la eficacia y la efectividad en su conjunto". Además, ha explicado que la integración de la tecnología supone también un punto de diferenciación para fidelizar a los pacientes y conseguir mejores resultados en salud. Al tiempo que las aseguradoras han puesto su empeño en incluir en sus productos los tratamientos más avanzados, los métodos de diagnóstico más vanguardistas y los servicios más pioneros han sabido también dar un paso cualitativo con la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como vía para dar una atención más personalizada a sus clientes, mejorando sin duda los resultados de salud obtenidos que, en definitiva, constituyen el objetivo más importante para todos", ha indicado el secretario general del IDIS, Luis Mayero.
Finalmente, el también delegado provincial de ASISA en Madrid ha puesto de manifiesto, en consonancia con el resto de ponentes, que "la innovación en tecnología, lejos de ser un gasto, ha de ser considerada una inversión y que, en cualquier caso, para afrontar la siniestralidad que genera el envejecimiento de la población además de la incorporación tecnológica y la apuesta decidida por la innovación, existen otras iniciativas relevantes como la mejora de la financiación del modelo de mutualismo administrativo y su consolidación en el tiempo o la aplicación de medidas de desgravación fiscal para las pólizas individuales, además de para las colectivas".