Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 45 de los 2.000 sacerdotes españoles en Latinoamérica analizan en Honduras la realidad social y eclesial

Un total de 45 de los más de 2.000 sacerdotes españoles que desarrollan su trabajo en países de Latinoamérica se han reunido durante esta semana --tal y como hacen cada dos años-- para reflexionar sobre la situación social y eclesial en sus diócesis. El encuentro se celebrará hasta este viernes en San Pedro Sula, Honduras.
Los participantes, sacerdotes diocesanos españoles que se han sentido llamados a la misión desde 1949, forman parte de los casi 300 miembros de la Obra de Cooperación Sacerdotal para Hispanoamérica (OCSHA). Como representante de la Iglesia española está presente el director nacional de las Obras Misionales Pontificias, Anastasio Gil.
Estos encuentros pretenden ser un momento de confraternización y reflexión sobre la realidad social y eclesial latinoamericana, especialmente de los países donde se celebra cada dos años.
Para ayudar en este estudio asisten también el arzobispo de Tegucigalpa y colaborador del Papa, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, así como los obispos de origen español, monseñor Luis Solé, religioso paúl y obispo de Trujillo, y monseñor Ángel Garachana, claretiano y obispo de San Pedro Sula.
Durante su intervención, Solé se ha referido a la realidad social hondureña, "marcada por la injerencia estadounidense, que pretende controlar política y económicamente al país centroamericano" y ha criticado la "mala administración pública y la corrupción institucionalizada".
Asimismo, el obispo ha apuntado a los riesgos derivados de las empresas mineras como uno de los principales problemas en la sociedad hondureña, según informa Obras Misionales Pontificias.
Por su parte, el cardenal Maradiaga ha señalado la falta de integración entre los diferentes países del continente como uno de los problemas más patentes, unido a "la manipulación de la información en virtud de los intereses políticos y de los mercados, controlados o apoyados por las aristocracias y oligarquías locales".
Esto provoca lo que Maradiaga denomina "enfermedades pendientes", entre las que destaca "el narco negocio, los grupos armados de limpieza social, la corrupción, la falta de equidad en el reparto de los bienes, el aumento del desempleo juvenil, la degradación de la democracia o la falta de preservación del medio ambiente".
Mientras, el obispo de San Pedro Sula, ha destacado el sustrato religioso presente en la sociedad hondureña que "no se esconde ni se avergüenza de hablar de Dios". En todo caso, ha reconocido que en los últimos años se han producido una serie de cambios culturales y sociales y ha crecido la secularización así como una religión basada en una experiencia psico-afectiva del otro.
Desde esta perspectiva, los participantes en el encuentro trabajarán para que la labor de los sacerdotes españoles en Latinoamérica pueda continuar ayudando a las diferentes diócesis en las que trabajan.