Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El segundo violador del Eixample ya está en Barcelona

Este fin de semana salió de prisón, y está ya en España. El segundo violador del Eixample ha viajado de Montpelier a Madrid, y de allí a Barcelona, para reencontrarse con su familia. Testigo, una cámara de Telecinco, del programa Rojo y Negro. Sus antiguos vecinos están asustados. Él, en una carta manuscrita, asegura que ha rehecho su vida.
Alejandro Martinez Singul, el violador del Ensanche, ha llegado este domingo a la estación de Sants, en Barcelona tras ser excarcelado en Francia. Viajó de Montpellier a Madrid. En la capital ha cogido un tren rumbo a Barcelona, donde podría estar en estos momentos. En una carta manuscrita, esta que ven, díce estar curado y arrepentido del daño que haya podido ocasionar a sus víctimas.
Martínez Singul salió de prisión tras cumplir nueve de los doce meses que un tribunal de Perpignan le impuso tras haber enseñado sus genitales a una menor en 2007. Cuando cometió esta agresión, no había pasado ni un mes desde que fue puesto en libertad.
En 1992, Martínez Singul fue condenado a 65 años de cárcel por una decena de agresiones sexuales a menores, pero sólo cumplió el máximo de 16 años de pena, de acuerdo con el Código Penal anterior a 1989. Durante este tiempo, fue sometido sin éxito a distintos programas de rehabilitación.
El próximo 16 de abril, le juzgarán en Barcelona por otra supuesta agresión sexual, ya que en mayo de 2008 presuntamente se masturbó ante una pasajera dentro de un tren de Cercanías.
Cuando la pasajera se despertó, sorprendió a Martínez Singul, y le arreó una bofetada cuando éste intentó tocarle los genitales. Víctima y agresor empezaron a forcejear, ya que ella intentó retenerle hasta que llegasen los Mossos d'Esquadra de la estación de Cercanías de Arc de Triomf de Barcelona