Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cooperantes afirman que la seguridad es "total" en los campamentos de Tinduf

Activistas prosaharauis camino de Tinduftelecinco.es

La seguridad en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en el sur de Argelia, es "total", según percibe la Coordinadora Estatal de Asociaciones Amigas del Pueblo Saharaui, organizadora del viaje que una treintena de activistas y cooperantes realiza a la zona hasta el sábado.

En conversación telefónica desde el campamento de Smara, a unos 50 kilómetros de la localidad de Tinduf, el presidente de CEAS-Sáhara, José Taboada, explica que el grupo está "escoltado" en todo momento por la seguridad del Frente Polisario, que proteje con dos jeeps la caravana en la que se desplaza la delegación entre un campo y otro.
Duermen en el mismo pabellón del campamento de Rabuni en el que fueron secuestrados Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons en octubre pasado, vigilados por un dispositivo de seguridad que Taboada no ha podido concretar. "Me imagino que habrá vigilancia, la misma o más que hace nueve meses", cuando el Polisario reforzó su seguridad tras el rapto de los dos cooperantes españoles, responde.
Taboada ha alertado de que la población saharaui de los campamentos se enfrenta a una nueva emergencia humanitaria, pues la Media Luna saharaui tiene poco stock de alimentos en sus almacenes. "Nos piden alimentos y material escolar. Necesitan harina, aceite, azúcar, las cosas más básicas para sobrevivir en los campamentos", explica.
REGRESAN EL SÁBADO A MEDIODÍA
Por eso CEAS-Sáhara lanzará a la vuelta de este viaje una campaña de recogida de alimentos en España, avanza. El grupo regresará a Madrid el sábado a mediodía.
Taboada también ha adelantado que remitirán una invitación al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, para que visite los campamentos de refugiados y compruebe por sí mismo el grado de seguridad que ofrecen.
García-Margallo urgió a finales de julio la evacuación de una docena de cooperantes de los campamentos, tras confirmar una información procedente de los servicios de inteligencia sobre un plan inminente de secuestro de españoles basado en supuestas debilidades en la seguridad del Polisario.
Una semana después, CEAS-Sáhara ha organizado este viaje para demostrar su confianza en la seguridad que ofrecen los campos, al ver la mano de Marruecos tras la decisión adoptada por el Gobierno español.
Taboada ha subrayado que el movimiento solidario con el pueblo saharaui "no va a huir" de los campamentos ni van a triunfar los "enemigos" de los saharauis que quieren romper los vínculos entre este pueblo y la sociedad española.
La vocal de la Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, María del Carmen Cabrera, considera por su parte que el Gobierno ha creado una alarma "excesiva" que "sólo beneficia a Marruecos".
Esta activista señala a Europa Press que la evacuación de los cooperantes decidida por Exteriores fue "poco inocente" y ha añadido que "lo que tendría que hacer" como expotencia colonizadora es exigir el cumplimiento de las resoluciones de la ONU sobre la celebración de un referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui "y dejar de vender armas a Marruecos".
Coincidiendo con este desplazamiento de CEAS-Sáhara, varios cooperantes de la ONG Médicos del Mundo --que accedió a ser evacuada tras la alerta de Exteriores-- han regresado a los campamentos. No viajarán con el resto del grupo a España el sábado, sino que han vuelto para quedarse y retomar sus proyectos, ya que la atención médica que ofrecen a los refugiados no la pueden llevar desde la distancia.