Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ellos también fingen en la cama

El hecho de que muchas mujeres fingen los orgasmos es bastante conocido. Un nuevo estudio, sin embargo, revela que ellos también lo hacen y de que su vida sexual no es tan satisfactoria como se da por sentado. De un grupo de 50.000 hombres entrevistados un tercio aseguró que simulaba el clímax.

La encuesta realizada por AskMen desmiente el falso mito de que la sexualidad masculina es elemental, según publicó el 'Daily Mail'.
Es la afirmación de un conocido columnista de una publicación masculina, Peter Lloyd, que valora positivamente el estudio.
En opinión del experto los resultados explican que la responsabilidad sexual sea de ambos componentes de una pareja y no, únicamente de los hombres, algo que ha estado ocurriendo desde hace bastante tiempo.
El hecho de que los hombres simulen los orgasmos es el secreto masculino mejor guardado de los últimos años y que el estudio saca a la luz.
Cuando un encuentro sexual no está funcionando, igual que hacen las mujeres, ellos fingen amablemente para salir de la situación cuanto antes.
Para el periodista especializado, después de la revolución sexual que estimuló a las mujeres a pedir y a decir lo qué quieren en la cama,  los hombres no han sido escuchados y ahora, tras estos resultados, las chicas también estarán en alerta de la satisfacción de su compañero de cama.
Lloyd asegura que el estudio revela que la satisfacción sexual no es un asunto que dependa solo de ellos y que es positivo que se conciba como una responsabilidad de ambos.
Las encuestas revelaron que el 40% de los hombres estaba sólo "algo satisfecho" con su vida sexual y que esta necesitaba un "margen de mejora".
Un porcentaje nada bajo,  el 22 %  afirmó que no tenían ninguna vida sexual.