Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sistemas sanitarios deben invertir en tecnología aunque sea costosa para hacer frente a los retos del futuro

El Sistema Nacional de Salud (SNS) es uno de los pilares del Estado de Bienestar y para hacer frente a los retos asistenciales de los próximos años necesita hacer reformas e invertir en tecnología pese a que puede generar un incremento del gasto, según ha destacado Xavier Mena, catedrático de Economía de ESADE y la Universidad Ramón Llull (URL).
"La inversión en tecnología incrementa tienen un coste elevado pero, si les parece caro, imagínense cómo sería sin ella", ha destacado este experto durante el XXII Encuentro del Sector de la Tecnología Sanitaria organizado por la federación española de empresas de este sector, Fenin, bajo el lema 'La tecnología sanitaria en el mundo digital'.
En ello ha coincidido la presidenta de esta federación, María Luz López-Carrasco, que para ello considera "fundamental" que la administración "facilite la introducción de aquella tecnología que aporte valor al sistema, al profesional sanitario y al paciente".
Durante su intervención, Mena ha destacado que España está todavía recuperándose de la crisis económica y, aunque se observan algunos datos positivos que invitan al optimismo como el crecimiento del empleo, aún existe una alta tasa de paro que está directamente relacionada con los problemas de salud de la población. "Mientras haya desempleo habrá problemas de salud", ha reconocido.
A esto hay que sumar el progresivo envejecimiento de la población como consecuencia del aumento de la esperanza de vida y el descenso de la natalidad, que "puede ser insostenible desde el punto de vista sanitario".
La conexión de este aumento de la esperanza de vida con la discapacidad y la cronicidad, según este economista, "requiere una implicación muy importante de los sistemas sanitarios", ya que actualmente hasta el 76 por ciento de los nuevos ingresos presenta más de 3 diagnósticos.
MÁS COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA
Esto requiere, como explica Mena, una mayor coordinación de la sanidad con los servicios sociales y un mayor impulso de los modelos de colaboración público-privada, ya que tiene "un efecto descongestivo sobre el sector público".
Asimismo, cree necesario acabar con la morosidad en este sector ya que en los últimos años los plazos de pago a proveedores se han hecho "muy largos" y así "no hay forma de invertir en la tecnología que tanto puede aportar para mantener unos buenos estándares de salud".
Este economista ha destacado que el sector de la tecnología sanitaria es "uno de los que más invierten en investigación", lo que les está permitiendo "revolucionar de nuevo" muchos diagnósticos y tratamientos de enfermedades.
EL SECTOR VIVE UNA "LIGERA RECUPERACIÓN"
Por su parte, la presidenta de Fenin, María Luz López-Carrasco, ha destacado que en el último año han entrado en una "ligera recuperación" tras alcanzar los 7.000 millones de facturación en 2015, un 1,5 por ciento más que el año anterior, si bien reconoce que el hecho de que todavía no haya Gobierno hace que "la verdadera recuperación económica continúa siendo aún más un deseo que una realidad".
Durante su intervención también ha pedido acabar con la erradicación definitiva de la morosidad ya que se trata de "un problema que lastra el desarrollo" del sector y "pone en peligro la viabilidad de las empresas más vulnerables".
Asimismo, ha destacado la necesidad de una "reorientación económica" que mejore las actuales cifras de inversión en mantenimiento y renovación de los equipos de tecnología sanitaria para alinearse con la normativa europea y "no comprometer la seguridad de los profesionales sanitarios y los pacientes".