Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tierra tiembla en Andalucía y Portugal

El seísmo se ha sentido con fuerza en el interior de los edificios, donde testigos han relatado que las viviendas literalmente se han movido durante varios segundos.
Por su parte, desde el Servicio de Emergencias 112 de Andalucía se ha indicado que desde que se registrara el terremoto se han recibido numerosas llamadas, la mayoría para pedir información sobre lo sucedido y no para alertar sobre daños materiales o a las personas, que están localizadas principalmente en las provincias de Andalucía occidental.
No se registraba en esta zona un seísmo de esta magnitud desde el 12 febrero, también con epicentro en el Cabo de San Vicente, y que se dejó sentir con intensidad 4 en Sevilla, Málaga, Cádiz y Huelva, e incluso en edificios altos de Madrid.
Entre ambos, se han registrado varios que han podido ser sentidos por la población como el de 12 agosto de 2007 de magnitud 5,1 en la escala de Ritcher, con epicentro en la localidad de Pedro Muñoz (Ciudad Real); el 11 de enero 2008 de 4,9 grados con epicentro a 100 kilómetros al suroeste del Cabo de San Vicente, en alta mar o el 18 de agosto de 2009 con una magnitud de 4,3 grados con epicentro a unos 102 kilómetros de la costa de la localidad portuguesa de Faro.
Sin embargo, en el caso concreto de Huelva, el que se ha notado con más fuerza en los últimos 20 años fue el registrado el 20 de diciembre de 1989, cuando un terremoto de 5,3 grados provocó incluso cortes en el suministro eléctrico y sacó de sus camas a la mayor parte de las poblaciones de las provincias Sevilla y Huelva.
No se tiene constancia de que como consecuencia de algunos de estos seísmos se haya producido en la zona de Andalucía occidental daños materiales de consideración o heridos. EPF