Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tratamiento quirúrgico puede controlar las crisis de epilepsia

Cada año se suman entre 10.000 y 20.000 nuevos casos de epilepsia en España. Un 30% de esos pacientes son farmacorresistentes y la solución al control de sus crisis epilépticas puede ser la intervención quirúrgica según indica La Unidad de Neurocirugía RGS en el Día Internacional de la Enfermedad.
Existen enfermedades que, por regla general, se controlan con tratamiento médico. No obstante, hay casos en los que no se consigue reducir o eliminar como ocurre con la epilepsia, un trastorno cerebral causado por la alteración de las células nerviosas traducida en una "descarga eléctrica" en el cerebro.
El director de la Unidad de Neurocirugía RGS, el doctor Rafael García de Sola, uno de los mayores especialistas en Cirugía de la Epilepsia, considera que a estos nuevos pacientes para una intervención quirúrgica, podrían sumarse alrededor de 1.500 pacientes farmacorresistentes acumulados en España.
Se calcula que entre el 10 y 20% de los pacientes son candidatos a una valoración quirúrgica cuya intervención logra controlar entre el 50 y el 90% de las crisis epilépticas. "La epilepsia se puede operar. Más de la mitad de los que se operan, se controlan" argumenta el doctor García de Sola. Además, añade que la cirugía tiene una mortalidad nula y una morbilidad entre el 1 y el 2%.
Un paciente puede operarse cuando es farmacorresistente y si padece epilepsia parcial o focal en una zona concreta del cerebro. Tras la cirugía, los pacientes entran en un programa de reducción progresiva de la medicación hasta llegar a bajas dosis y sólo un fármaco. Por último, el doctor García de Sola ha indicado que aunque sea un método costoso económicamente, a largo plazo es más rentable que la medicación de por vida.