Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo tratamiento láser reduce los riesgos en cirugía de próstata

Los servicios de Urología de los hospitales Joan XXIII de Tarragona y Verge de la Cinta de Tortosa han puesto en marcha un tratamiento de enucleación prostática con un láser de Holmi de 100 W de última generación que reduce los riesgos en cirugía de próstata.
Según han informado este miércoles la Conselleria de Salud y el Institut Català de Salut (ICS) en un comunicado conjunto, el láser, que utilizan desde enero, ha permitido dar un "salto cualitativo" en el tratamiento de los pacientes con hiperplasia benigna de próstata (HBP), un crecimiento no canceroso de la glándula prostática que supone una de las enfermedades más frecuentes en este ámbito.
El tratamiento, que es más innovador que los quirúrgicos tradicionales y mínimamente invasivo, permite "minimizar las complicaciones de la cirugía tradicional" porque el láser coagula los vasos sanguíneos haciendo que el sangrado de la cirugía sea mínimo.
Por esta razón, la permanencia de los lavados vesicales y de la sonda acostumbra a ser menor que en otras técnicas, y la mayoría de los pacientes obtienen el alta hospitalaria sin sonda a los dos días de la intervención.
La técnica consiste en introducir en la uretra un resectoscopio y, utilizando la energía del láser de Holmi, el cirujano separa el adenoma prostático de la cápsula que lo rodea y tritura el tejido prostático a través de un morcelador de tejidos y se extrae a través de la uretra.