Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 800 unidades policiales, 250 de bomberos y 2600 de protección civil garantizarán orden y seguridad

Un total de 800 unidades policiales, 250 unidades de bomberos y 2.600 unidades de protección civil junto a 2.430 unidades de refuerzo garantizarán el orden y la seguridad en Roma con motivo de las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII que se celebrarán este domingo en la Plaza de San Pedro del Vaticano.
El Comité Nacional para el orden y la seguridad pública, presidido por el Ministro del Interior italiano, Angelino Alfano, ha explicado que para el día de las canonizaciones se han intensificado las actividades de prevención y control del territorio y de los objetivos sensibles con las 2.430 unidades de refuerzo.
Además, ha reseñado que en previsión del elevado flujo de peregrinos y turistas para los días 26 y 27 de abril se han incrementado los servicios de transporte urbano con 2.000 autobuses y se han implementado los servicios de seguridad en las estaciones de tren y en los aeropuertos.
Según ha detallado el Ayuntamiento de Roma, sólo de Polonia está previsto que lleguen cinco trenes especiales con más de 1.000 personas en cada uno.
Hasta el 1 de mayo, se pondrán en práctica también mecanismos para la gestión del tráfico y el control del tránsito de vehículos, así como un plan de limpieza que incluye la instalación de baños portátiles. También se ha dispuesto un plan para el suministro y distribución de agua para los peregrinos y turistas y diversos puntos de primeros auxilios y asistencia a las personas con discapacidad.
Para poder seguir en directo la ceremonia de las canonizaciones, se han instalado cuatro pantallas gigantes dispuestas en zonas clave del centro histórico de la capital italiana. Además, la Basílica de San Pedro estará abierta hasta la 1,00 de la madrugada, pero no estarán expuestos los cuerpos de los dos Papas.
El alcalde de Roma, Ignazio Marino, aseguró el pasado miércoles a la salida del Palacio del Viminale, sede del Ministerio del Interior en Roma, que la ciudad está "muy preparada" para el solemne evento.