Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

1.500 universitarios catalanes tendrán el 50% de la matrícula gratis

Unos 1.500 alumnos universitarios catalanes que no reciben la beca del Ministerio de Educación tendrán subvencionada el 50% de la matrícula universitaria a partir de este curso, en el marco de las nuevas Becas de Equidad de la Generalitat financiadas con el incremento de las tasas en el sistema universitario.
En rueda de prensa, el secretario general de Universidades e Investigación de la Generalitat, Antoni Castellà, ha explicado que este programa pretende becar a los alumnos que no acceden a las becas del Ministerio de Educación por su nivel de renta, para lo que dispondrá de un fondo de 1.100.000 euros, aproximadamente, que "incrementa sustancialmente el nivel de renta".
Por ejemplo, si el Ministerio de Educación limita a 14.000 euros la renta máxima para una familia de un miembro para recibir una beca, la Generalitat lo eleva hasta 21.800; en el caso de las familias de dos miembros el máximo asciende de 24.000 a 32.000, y en el de tres miembros de 32.000 a 39.000 euros.
Podrán acceder a las becas los estudiantes de grado y de títulos aún no adaptados a Bolonia de las universidades públicas catalanas y de la Oberta de Catalunya (UOC) que tengan un mínimo de créditos matriculados, y deberán solicitarlo presencialmente en la Agencia de Gestión de Ayudas de Universidades e Investigación (Agaur) o por internet.
La otra partida de becas presentada este lunes es el programa de Excelencia Académica, que premiará a los mejores estudiantes --entre 20 y 30-- pagándoles una estancia de seis meses en una universidad extranjera y con un salario de 2.000 euros al mes de media.
Como el objetivo de la Generalitat es incrementar la internacionalización y la movilidad, los mejores alumnos de las universidades públicas recibirán esta beca en concepto de gastos de viaje, salario mensual y un seguro de asistencia de viaje, a lo que se destinarán en total unos 300.000 euros.
Cada universidad seleccionará los mejores expedientes académicos de aquellos alumnos que se hayan presentado a la convocatoria, quienes deberán haber superado un mínimo de 160 créditos en primera convocatoria y recibirán en global entre 12.000 y 13.000 euros.
La financiación de ambos programas de becas proviene de un 25% del incremento de cuatro puntos en las tasas universitarias de este curso --el 80% para las de Equidad y el 20% para las de Excelencia--, y ambas convocatorias se publicarán esta semana en el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya (Dogc).
SÓLO EL 14% DE LOS CATALANES, CON BECA
Actualmente, solamente el 14% de los universitarios catalanes --unos 21.000 alumnos-- reciben la beca del Ministerio, lo que los sitúa seis puntos por debajo de la media española --20,68%--.
Concretamente, los alumnos catalanes representan el 13% del total de los alumnos universitarios españoles, mientras que reciben el 10% de las becas de todo el país.
EL TRASPASO, A PUNTO
La primera fase del traspaso de las becas está a punto de llegar, según ha avanzado Castellà, a pesar de que el avance de las elecciones generales ha paralizado el calendario previsto.
"Es muy probable que antes de las elecciones podamos firmar el convenio de gestión de las becas y que el coste de gestión sea del 1% del dinero que llega a Catalunya", ha dicho el secretario general, quien augura que después de las elecciones ya podrían sentarse las bases del traspaso.
En enero de 2001 el Tribunal Constitucional (TC) reconoció el traspaso de la competencia de las becas universitarias a Catalunya, y después de diez años el asunto sigue sin acuerdo, ya que ambas partes deben decidir los costes de la gestión.
Mientras que la Generalitat siempre ha defendido que le cuesta cerca de un millón de euros gestionar las becas, el Ministerio lo sitúa en 150.000 euros, una cifra en la que estos meses hay un preacuerdo "muy cerca del millón de euros", ha explicado.
Si se alcanza este acuerdo el Gobierno debe devolver a la Generalitat la deuda generada en los últimos cinco años en los que el Gobierno catalán ha gestionado las becas, por lo que la Generalitat ingresaría unos cinco millones de euros si se produce este acuerdo.