Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ola de violencia dejó 7.089 homicidios en Río de Janeiro durante 2008

La ola de violencia que sacude a Río de Janeiro se cobró la vida de 7.089 personas en 2008, una media de 19 muertes por día, que sin embargo ha supuesto los mejores registros desde 1991, informó hoy el Gobierno regional.
En el cómputo del año, las autoridades registraron 5.717 asesinatos en el estado de Río, en el que viven cerca de 16,5 millones de personas, según los datos del Instituto de Seguridad Pública regional.
La cifra de asesinatos se redujo el 6,8 por ciento con respecto a la de 2007 y supuso la reducción de la tasa de homicidios a 35 por cada 100.000 habitantes, la menor desde 1991, según explicó el secretario de Seguridad, José Mariano Beltrame.
A estos muertos, se deben añadir 235 víctimas, que perdieron la vida en intentos de robo, por lo que son clasificadas en una categoría diferente. Este tipo de delito aumentó un 22,4 por ciento con respecto al último año.
Además, otras 1.137 personas murieron a manos de la policía en tiroteos, que son clasificados como "actos de resistencia". Este apartado experimentó una mejoría con respecto a 2007, cuando la policía mató un 14,5 por ciento más de sospechosos.
Los métodos violentos de la policía carioca han recibido duras críticas de Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional.
Desde que asumió el cargo en 2007, el presidente regional, Sergio Cabral, ha impulsado una política de confrontación directa con las bandas de narcotraficantes, que dominan muchas barriadas pobres de la ciudad con la ayuda de armamento pesado, que pasa de fusiles AK-47 hasta misiles tierra-aire.
La policía suele protagonizar sangrientos tiroteos cada vez que una patrulla se adentra en una favela para realizar una operación contra el tráfico de drogas o para intervenir en la guerra abierta entre las diferentes bandas de criminales.