Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Discovery se acopló a la Estación Espacial Internacional

El transbordador Discovery se acopló hoy a la Estación Espacial Internacional (EEI) y sus siete tripulantes iniciaron de inmediato los trabajos de la misión, que incluye la instalación de nuevos paneles solares en el complejo.
La unión de las dos naves a una altura de casi 400 kilómetros de la superficie de la Tierra ocurrió a las 21.19 GMT.
Después de una ceremonia de bienvenida que les dieron los ocupantes de la EEI, el comandante Lee Armchambault y los seis tripulantes del Discovery iniciaron el traslado de vituallas y materiales a la estación.
"Bienvenidos a la Estación Espacial Internacional. Nos complace que estén con nosotros", señaló uno de los ocupantes del complejo orbitador.
En esos momentos, la nave recorría el espacio del oeste de Australia y "el encuentro ha sido tal como estaba en el libreto", dijo el control de la misión en el Centro Johnson de la NASA en Houston (Texas).
La próxima tarea importante de los ocupantes del Discovery será la primera de las tres caminatas, la cual está prevista para el jueves.
El Discovery despegó el pasado domingo tras un retraso de más de un mes por problemas en los conductos de combustible con destino al complejo orbital, donde completará el despliegue de sus paneles solares.
El lanzamiento fue un alivio para la NASA, que lo había previsto inicialmente para el 12 de febrero. Problemas en las válvulas de combustible atrasaron cuatro veces el despegue.
La misión de 13 días de los astronautas incluye la instalación de los nuevos paneles solares de la EEI y de un nuevo segmento en la estructura principal de la plataforma y el intercambio de uno de los miembros de su tripulación.
Esas tareas deberán realizarse en el curso de tres caminatas y no de cuatro como se previó inicialmente. La anulación de una de ellas, así como de un día de operaciones, se debió a los retrasos sufridos en el lanzamiento.
Los nuevos paneles solares tienen un costo de 298 millones de dólares y completarán la instalación de la red eléctrica de la estación, que permitirá un incremento de energía de entre 84 y 120 kilovatios de electricidad, suficientes para 40 casas en la Tierra.
Con ese mayor suministro de energía, el complejo orbitador podrá albergar a seis inquilinos a partir de mayo de este año. Hasta ahora el máximo había sido de tres.
Además, la energía adicional permitirá sacar el mayor partido de los dos nuevos laboratorios instalados en el complejo, el Columbus europeo y el Kibo japonés, según la NASA.
El astronauta japonés Koichi Wakata, que viaja a bordo del Discovery, se quedará una temporada más larga que el resto de sus compañeros, ya que sustituirá a la astronauta Sandra Magnus como ingeniero de vuelo de la Expedición 18.
Magnus volverá a casa en el transbordador la semana próxima, mientras que Wakata, el primer astronauta japonés que permanece en una misión de larga duración en el espacio, regresará en verano.
Además de Archambault, la tripulación está integrada por el especialista de origen puertorriqueño Joseph Acaba, el piloto Tony Antonelli y los especialistas Steve Swanson, John Phillips, Richard Arnold y Sandra Magnus.
La nave también lleva una unidad del sistema de conversión de orina en agua potable que reemplazará a otra que tuvo un fallo cuando fue activada por primera vez el año pasado.
El montaje se llevará a cabo mientras el Discovery está acoplado en la estación y la pieza rota volverá a la Tierra para su análisis.