Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fisgón oficial, la nueva opción profesional para los parados británicos

Tú también puedes ser un cibervigilante. En Reino Unido una compañía ofrece a los ciudadanos controlar cámaras de vigilancia desde su propia casa para luchar contra la delincuencia, según publica . Los interesados en formar parte de esta red ciudadana de "fisgones" oficiales podrán ganar unas 1.000 libras por monitorizar las cámaras y alertar de cualquier posible crimen o hecho sospechoso. 'The Times'
La compañía británica 'Internet Eyes' no sólo promete convertir al Reino Unido en el país con más cámaras de circuito cerrado instaladas, sino además en un paraíso de "fisgones" a sueldo.
La empresa propone a los interesados la posibilidad de alquilar por 20 libras a la semana las cámaras de seguridad conectadas a la Red.
Cualquier internauta podría convertirse en un cibervigilante o fisgón 2.0 desde casa, que con los tiempos que corren, podría contar con muchos aspirantes a trabajar para el Gran Hermano de la sociedad británica.
Los mejores en esto de detectar crímenes, robos u otros actos delictivos serán gratificados económicamente.
La suscripción para convertirse en cibervigilante es gratis y los fisgones tratarán de acumular puntos por vigilar la grabación de sus cámaras a tiempo real.
Cuando detectan un sospechoso basta apretar un botón que manda la imagen con un texto explicativo al propietario de la cámara, que puede ser el dueño de un local de copas o de un supermercado.
El cibervigilante consigue un punto por detectar un posible crimen y tres si este llega a cometerse, pero también puede perder tres si manda una falsa alarma.
De acuerdo con lo que publica el periódico británico la profesión de cibervigilante ha sido presentada como un juego, pero grupos de apoyo a las libertades civiles han advertido de los peligros que representa este servicio.
Charles Farrier, director del grupo No CCTV (contra las cámaras de circuito cerrado), arremetió contra la iniciativa y advirtió que podría "estimular una peligrosa mentalidad de espionaje, además de propiciar abusos contra las libertades individuales".
Reino Unido posee 4,2 millones de cámaras de videovigilancia, lo que representa un 20 % del total de todas las que existen en el mundo.