Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González-Sinde anuncia encuentros con internautas y expertos

También los empresarios digitales, aseguró, "están descontentos con su nombramiento, que califican de catástrofe para los negocios en Internet". "Zapatero ha pasado de tener en su Gabinete al que cariñosamente le llamaban el 'ministro de la SGAE', a tenerla a usted. Le pedimos que haga un esfuerzo y trabaje para alcanzar un acuerdo entre internautas y creadores. Es su obligación", aseveró.
Torrado, además, pidió a la ministra "que escuche a todos para que Internet siga siendo una ventana abierta y un espacio de libertad, que posibilite la igualdad de oportunidades para todos".
González-Sinde ha respondido que recibe bien las críticas, en las que ve "una motivación para lograr el acuerdo y un punto de vista que debe de ser estudiado". Por eso, quiso anunciar que ya ha convocado tanto a los sectores involucrados como a expertos y asociaciones representativas de internautas, para unas reuniones que comenzarán "en el plazo más breve posible".
"La Red, como el Parlamento, es un espacio plural y esa es su principal riqueza. Donde hay pluralidad hay siempre oportunidad para cooperar. Por eso no veo en la Red una herramienta para la crispación y creo que podemos llegar al acuerdo desde dos principios. El primero, que la cultura tiene que estar al alcance de todos; y el segundo, que el talento y el esfuerzo de los trabajadores de la cultura merecen ser justamente retribuidos". "Señorías ¿cuento con su respaldo para estos principios? Pues pongámonos a trabajar", enfatizó.
Así respondía la ministra a la diputada del grupo Popular Marta Torrado, quien le recordó en el Pleno del Congreso de los Diputados que tras su nombramiento "sólo pasaron 20 minutos" para la primera solicitud de recusación. Ese "rechazo" de los internautas "se ha ido haciendo más y más grande hasta el punto de que va a pasar a la historia por ser la ministra más criticada en menos tiempo", apuntó.
"La Red, como el Parlamento, es un espacio plural"