Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google ataca el mercado de Microsoft al lanzar su propio sistema operativo

La decisión de Google supone un fuerte revés para Microsoft, que disfruta desde hace décadas de un predominio absoluto en el área de sistemas operativos con Windows. EFE/Archivotelecinco.es
Es una de las pocas áreas que le quedaban por explorar: Google anunció el lanzamiento de un sistema operativo para netbooks y ordenadores de sobremesa que competirá directamente con el omnipresente Windows de su rival Microsoft.
Google Chrome OS será una extensión de Chrome, el navegador de Internet lanzado por Google hace nueve meses, y sus creadores esperan que esté disponible en la segunda mitad del próximo año.
Se tratará de un sistema operativo de código abierto pensado, sobre todo, para navegar en Internet y usar aplicaciones basadas en la red, que muchos creen que acabará sustituyendo al modelo de software bajo licencia capitaneado por Microsoft.
"Es nuestro intento para reconsiderar cómo deberían ser los sistemas operativos", dijeron Sundar Pichai y Linus Upson, responsable de gestión de producto y director de ingeniería de Google, respectivamente, en el blog corporativo de la compañía.
"El interfaz para el usuario será mínimo para no estorbar y la mayoría de la experiencia del usuario tendrá lugar en la red", añadieron, recordando que los sistemas operativos con los que casi todos los navegadores funcionan hoy fueron programados cuando Internet aún no era algo frecuente.
La idea es mejorar la experiencia del usuario en Internet, que es donde Google desea que pasemos la mayor parte de nuestro tiempo ya que sus aplicaciones y servicios están basados en la red.
Aunque Chrome OS funcionará también en ordenadores de sobremesa, el sistema estará especialmente diseñado para netbooks, portátiles de bajo coste y pocas prestaciones cuya popularidad está creciendo a pasos agigantados.
Mientras las ventas de PCs cayeron un 23 por ciento en el primer trimestre de 2009, según datos de iSuppli, la distribución de netbooks creció un 10 por ciento gracias al éxito entre consumidores preocupados por el precio y que lo que quieren es, básicamente, un ordenador para acceder a Internet.
Microsoft es, por supuesto, muy consciente de esta tendencia que está afectando a sus ventas de Windows.
Un 80 por ciento de los netbooks en el mercado utilizan Windows XP, una versión más antigua, barata y menos rentable para Microsoft que Vista, por lo que la firma diseñó Windows 7, la última versión, para operar tanto en netbooks como en PCs.
Chrome OS es, en realidad, la segunda incursión de Google en el área de los sistemas operativos después de Android, un sistema operativo para móviles que funciona también en netbooks y que ya ha sido adoptado por numerosos fabricantes.
El buscador reconoció que Chrome OS y Android se solapan en algunos aspectos, pero insistió en que son sistemas independientes y añadió que la posibilidad de elegir entre ambos "impulsará la innovación y beneficiará a todos, incluido Google".
Quien posiblemente resultará menos beneficiado es Microsoft, que ve como aumentan los competidores de Windows.
En los últimos años, Google ha lanzado diversas aplicaciones como Google Docs que compiten directamente con algunos programas de Office y que son gratis para el usuario, porque no se financian con licencias sino con publicidad online.
Paralelamente, Microsoft no escatima esfuerzos para aumentar su pedazo de la tarta del software basado en la red y en el negocio de Internet en general.
El último capítulo de esta lucha fue el lanzamiento de Bing, el nuevo buscador de Microsoft presentado a finales de mayo.
El gigante del software se ha gastado 100 millones de dólares en promocionar Bing, que ha recibido buenas críticas y ha conseguido elevar levemente la cuota de mercado de Microsoft en búsquedas en la red.
Pero hacerse un hueco en un área abrumadoramente dominada por otra compañía -la palabra "Google" es, incluso, sinónimo de buscar en Internet en algunos idiomas- es complicado.
Igualmente, Google tendrá dificultades para popularizar su sistema operativo en un sector en el que Windows ha tenido prácticamente el monopolio durante 20 años.
Pese a la creciente popularidad de sistemas de código abierto como Linux, Windows sigue presente en casi un 90% de los ordenadores de todo el mundo y Explorer sirve para acceder a la red a un 65% de los internautas, frente al 1,8% logrado por Chrome en sus nueve meses de vida.