Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HTC espera una caída de ventas en todo el mundo excepto en China

El fabricante taiwanés de teléfonos inteligentes HTC dijo el viernes que prevé que sus ventas crezcan en China y caigan en otras regiones, pronosticando un descenso de sus ingresos de hasta el 23 por ciento, en una muestra de lo difícil que será su camino hacia la recuperación.
El quinto mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes prevé unos ingresos en el tercer trimestre de entre 70.000 millones y 80.000 millones de dólares taiwaneses (entre 1.911 y 2.184 millones de euros), frente a los 91.000 millones de dólares taiwaneses (2.484 millones de euros) del segundo trimestre.
Los analistas esperaban que HTC, golpeado hoy por la competencia de Apple y Samsung, tuviera ingresos por 92.510 millones de dólares taiwaneses (2.525 millones de euros) en el tercer trimestre, según la media de un sondeo entre 18 analistas realizado por Thomson Reuters.
"China continuará registrando crecimiento en el tercer trimestre, mientras que otros mercados tendrán grados diferentes de caídas", dijo el consejero económico de la firma, Chialin Chang, en una conferencia con inversores.
"Europa, Oriente Medio y África afrontarán desafíos por la debilidad macroeconómica y la competencia", añadió.
HTC obtuvo muy buenos resultados en el 2010 y a principios del 2011, cuando sus acciones se triplicaron con creces en 14 meses hasta abril de 2011. Las ventas se multiplicaron por cuatro en un año y medio ante el atractivo de sus teléfonos innovadores para los consumidores.
Pero desde entonces ha sufrido una caída igualmente rápida ya que no pudo mantener el tirón de los dispositivos Galaxy de Samsung y de los iPhone de Apple.
El mes pasado, HTC dijo que su beneficio se había reducido a menos de la mitad en el segundo trimestre tras unas decepcionantes cifras de ventas en Europa y el impacto de las inspecciones aduaneras en el mercado estadounidense.