Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joan Massagué dice que estamos en el futuro del cáncer

El investigador español Joan Massagué, que ha descrito por primera vez cómo algunas células tumorales logran entrar en el cerebro y provocar nuevos tumores, durante una rueda de prensa, hoy en Madrid, en la que trató las implicaciones de su último hallazgo, antes de recibir el premio BBVA Fronteras del Conocimiento, en la categoría de Biomedicina. EFEtelecinco.es
El investigador español Joan Massagué ha asegurado hoy que "estamos en el futuro del cáncer" y "hemos entrado en la edad de oro" de la investigación de esta enfermedad, porque la comunidad científica "ya domina bien" entre el 15 y el 20 por ciento de la oncología, si bien queda mucho trabajo por hacer.
"Ya hemos entrado en aquel futuro del que hablábamos y estamos en un camino que a este ritmo va a ser la gran consecución de la biomedicina y de la humanidad en la primera mitad del siglo XXI", ha remachado este oncólogo.
Massagué es el ganador de la primera edición del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de biomedicina y ha comparecido en rueda de prensa, donde ha explicado su último descubrimiento, los primeros genes de metástasis en el cerebro.
Este hallazgo explica cómo las células tumorales logran entrar en el cerebro y dar lugar a un nuevo tumor.
Hasta ahora no se sabía cómo las células cancerígenas consiguen superar la barrera del sistema vascular del cerebro, que normalmente impide la entrada de células en el tejido cerebral.
El equipo de Massagué ha identificado tres genes que intervienen directamente en la metástasis del cáncer de mama al cerebro, lo que podría ayudar a encontrar vías para impedir esa propagación, pero se debe completar, según este científico, todavía la lista y determinar cuáles son los más importantes para cada tipo de cáncer.
"Conociendo el gen, tenemos la diana sobre la cual, en algunos casos, se pueden hacer fármacos", según Massagué, quien también ha dicho que "es posible pensar, con esta información, que podemos reexaminar fármacos ya existentes que pueden ser aplicables".
En principio, una célula de mama "no pinta nada" en la médula ósea o cerebro, ha puntualizado Massagué, pero el tumor crece, entre otras cosas, gracias a la atracción de vasos sanguíneos para alimentarse y estos vasos contienen unas "ventanas" por las que las células del tumor pueden pasar al torrente sanguíneo.
Muchas no pasan de la circulación al tejido cerebral y cuando lo hacen están en "un ambiente hostil".
Por eso, el equipo de Massagué trata de determinar cómo sobreviven las células de cáncer de mama desde que abandonan el tumor primario y se infiltran en los órganos vitales, hasta el momento en que, años más tarde, empiezan a crecer "desenfrenadamente" formando metástasis.
Según este oncólogo, es precisamente durante estos años de latencia cuando las células de metástasis serían más vulnerables.
El trabajo ha sido hecho con cáncer de mama, pero los investigadores quieren ahora saber si los mismos genes intervienen también en metástasis a otros órganos y en otros tipo de cáncer.
Dos de ellos intervienen también en la metástasis del cáncer de mama al pulmón, según habían revelado investigaciones anteriores.
En relación a la selección genética de embriones de una pareja con antecedentes familiares de cáncer de mama, posible ya en España, Massagué ha explicado que genes que tengan un impacto tan fuerte y determinante para que exista el riesgo de que una persona que los herede pueda desarrollar este tipo de cáncer "son muy pocos".
Esta situación, como cualquier enfermedad hereditaria, tiene una carga ética, ha continuado.
Sobre si la crisis económica afecta o no en la investigación científica, Massagué ha subrayado que la investigación "no es diferente de otros aspectos".
En España, según este oncólogo, "existe un esfuerzo" por no "erosionar demasiado la inversión que se ha ido haciendo. Veremos hasta dónde puede llegar, pese a las voluntades".
Preguntado por la cualificación de los oncólogos en España, Massagué ha declarado que "hay más diferencias entre un especialista mediocre y uno excelente en España que uno excelente de España y uno excelente de EEUU para los cánceres normales".
Para afecciones raras, "probablemente el mejor especialista no esté aquí, por ser rara".