Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sonda Messenger detecta en Mercurio una gran actividad atmosférica

La sonda Messenger de la NASA detectó una actividad atmosférica en Mercurio mayor de lo que se creía hasta ahora, reveló hoy la agencia espacial estadounidense.
En esa actividad, existe una interacción entre esa atmósfera y el campo magnético del planeta, indicó la NASA en un comunicado en el que también informó de que la sonda descubrió un cráter en Mercurio que tiene un diámetro de alrededor de 750 kilómetros.
Ese cráter habría sido causado por el impacto de un objeto externo, posiblemente un asteroide.
Messenger corresponde a las siglas de "Mercury Surface, Space Environment, Geochemistry and Ranging".
La NASA indicó que la cápsula se aproximó por segunda vez a Mercurio el 6 de octubre del año pasado y transmitió más de 1.200 imágenes a color y en alta resolución.
La sonda también reunió información sobre una tercera parte del planeta que hasta ahora no había sido explorada por ninguna nave.
"Esta segunda aproximación a Mercurio realizó varios descubrimientos", señaló Sean Solomon, científico encargado de las tareas de la cápsula en la Institución Carnegie, en Washington.
"Una de las mayores sorpresas fue constatar la gran dinámica que existe en la interacción del campo magnético y los vientos solares", agregó.
La primera aproximación de Messenger a Mercurio se realizó en enero de 2008.
La sonda también confirmó la presencia de magnesio en la tenue atmósfera de Mercurio.
Según la NASA, ya existían indicios de ese elemento en la atmósfera del planeta, pero no se sabía que pudiera ser un componente importante de los materiales de su superficie.
"Este es un ejemplo de los descubrimientos que el equipo científico tendrá que estudiar para enseñarnos un nuevo cuadro sobre la formación y evolución del planeta", dijo William McClintock, autor de uno de los estudios sobre Mercurio y la sonda Messenger publicados hoy en la revista Science.
La cuenca descubierta por Messenger fue bautizada con el nombre de "Rembrandt" y es la huella de un enorme impacto que habría sufrido el planeta hace casi 4.000 millones de años.
"El cráter se formó durante un período de intenso bombardeo proveniente de las entrañas del sistema solar", señaló Thomas Watters, científico de la Institución Smithsonian en Washington.
"Pero, aunque es muy antigua, la cuenca Rembrandt es más joven que otras que se han detectado en la superficie de Mercurio", añadió Watters.
Para el mundo científico cada dato sobre Mercurio es un descubrimiento porque hasta hace poco más de un año era muy poco lo que se sabía sobre el planeta.
Pero las imágenes en alta resolución y la información transmitida por Messenger han permitido conocer alrededor de un 90 por ciento de la superficie de Mercurio, según los científicos.
"Después de hacer un estudio cartográfico, vemos que aproximadamente un 40 por ciento de la superficie consiste en llanuras. Muchas de ellas de origen volcánico", indicó Brett Denevi, científico de la Universidad estatal de Arizona.
Messenger continuará recogiendo información sobre Mercurio cuando realice su tercera aproximación al planeta en marzo de 2011, señaló Solomon.