Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Porno y deportes, los productos estrellas del 3D

X1, la primera película porno europea realizada y producida en España.telecinco.es
Pornografía y deportes, los primeros productos en 3D. Estas son las dos industrias que se afilan los dientes ante la llegada de la nueva generación de televisores con tecnología tridimensional. Después del exitoso estreno de 'Avatar' los fabricantes esperan que la nueva tecnología entre con rapidez en los hogares, aunque enfrentan la falta de programas en 3D.
Después del lanzamiento de la HD (alta definición) hace casi 20 años, llega el 3D a los hogares antes de lo previsto, según los profesionales reunidos en el Mercado Internacional de Programas de Televisión (MIPTV), que se celebra en Cannes, sur de Francia.
Los expertos afirman que todavía no existen programas en tercera dimensión, a pesar de que los productores ya piensan en ello.
Los aparatos de televisión en tercera dimensión (TV3D) empezarán a ser vendidos en Francia y otros países en las próximas semanas, pero muchos hogares podrían no estar interesados en adquirirlos, o decidirán esperar, al comprobar que no existen todavía programas grabados en 3D, señalan los especialistas.
Los programas de 3D implican un costo suplementario y sobre todo una nueva manera de filmar el deporte, los documentales y los filmes porno, recalcan los expertos presentes en el mayor mercado audiovisual del mundo, que concluye el viernes.
Realizar programas para 3D representa un gasto suplementario de "entre 30% a 50%" en los costes, precisa Jeremy Darroch, patrón de la red satélite británica BSkyB, que acaba de lanzar la primera cadena 3D en Europa.
La 3D va a llegar no sólo al deporte, sino también espectáculos culturales, adelantó Darroch en Cannes, aunque otros subrayan que las películas pornográficas en 3D se perfilan como un buen mercado.