Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primera visita a la Tierra de un asteroide potencialmente peligroso

Designado como 2009 BD81, se trata de un pequeño pero veloz asteroide descubierto hace tan sólo unos días. Su máximo acercamiento a la Tierra se produce hoy, cuando pasará a unos tranquilizadores siete millones de kilómetros de distancia. Las predicciones, sin embargo, afirman que en 2042 pasará más abajo de la órbita seguida por los satélites de telecomunicaciones. Un posible choque con la Tierra equivaldría a una gran explosión.
El 31 de enero de 2009, Robert Holmes, un astrónomo del Astronomical Research Institute de Estados Unidos observaba un asteroide conocido cuando encontró otro objeto moviéndose a gran velocidad por el campo de visión. Según publica Universe Today, ya se ha confirmado que el objeto es un nuevo Asteroide Potencialmente Peligroso con 10 posibles riesgos de impacto contra la Tierra en los próximos 100 años, siendo el primero en 2042.
Hoy llegará a su punto de máximo acercamiento a la Tierra hasta el momento, cuando pasará a siete millones de kilómetros de distancia. Sin embargo, las predicciones actuales afirman que en 2042 el asteroide pasará dentro de los 5,5 radios terrestres, más abajo de la órbita seguida por los satélites geoestacionarios. Dos años después, esta roca espacial pasará aún más cerca. De chocar contra la Tierra produciría una gran explosión.
La página de la NASA que monitorea estos objetos estableció que 2009 BD81 es bastante pequeño, con un diámetro de 314 m. Holmes, uno de los observadores de asteroides más prolíficos del mundo, dijo que actualmente la probabilidad de que este asteroide impacte contra la Tierra dentro de 33 años es muy baja: 1 de 2.439.000. No obstante, se necesitan más observaciones para calcular con mayor precisión la trayectoria futura de la órbita del asteroide. IM