Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado de los Estados Unidos dice que Microsoft y HP evaden impuestos

Los gigantes tecnológicos estadounidenses Microsoft y Hewlett-Packard utilizaron a sus unidades en el extranjero para evitar pagar impuestos sobre ingresos por miles de millones de dólares. Además, aprovecharon los vacíos existentes en el código tributario, según afirmó el jueves una comisión del Senado de los Estados Unidos.
Esta evasión fiscal fue descrita como desenfrenada en el sector tecnológico. En esta línea, el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado dijo que las firmas usaban la propiedad intelectual, los 'royalties' y los derechos de licencias en paraísos fiscales, como las Islas Caimán, para evadir impuestos en los Estados Unidos.
Por ello, el Senado ha ordenado a las firmas que presentaran documentos internos y entrevistó a funcionarios de Microsoft y HP para recompilar su informe.
"Las prácticas fiscales y las trampas van desde atroces a otras de dudosa validez", dijo el senador y presidente del subcomité, Carl Levin, a los periodistas.
Por su parte, funcionarios de HP y Microsoft negaron absolutamente cualquier tipo de infracción.
Levin ha investigado durante años la evasión fiscal en el extranjero y a menudo emite informes que generan polémica.
El senador y republicano de mayor rango en el Senado, Tom Coburn, firmó el nuevo informe, pero culpó al Congreso.
"La evasión fiscal no es ilegal. El Congreso ha creado esta situación", dijo Coburn, criticando al complejo nuevo código impositivo y la tasa de impuesto corporativo de un 35 por ciento. Esta se situa entre las más altas del mundo, aunque pocas compañías pagan la tasa establecida por ley.
El subcomité dijo que desde el 2009 al 2011, Microsoft trasladó 21.000 millones de dólares (16.172 millones de euros) al extranjero. Esto supone casi la mitad de sus ingresos por ventas minoristas en Estados Unidos, ahorrando 4.500 millones de dólares (3.465 millones de euros) en impuestos dirigidos a los productos vendidos en Estados Unidos.
Esto se pudo hacer, dice el informe, mediante una agresiva fijación de precios de transferencias, donde las compañías otorgan un valor a los movimientos de activos realizados dentro de la compañía.
Las unidades corporativas deberían utilizar un precio justo de mercado para poner un valor a estas transferencias, pero los críticos dicen que son manipulados para minimizar los impuestos.
El informe también dice que el gigante del software transfiere sus ingresos por 'royalties' a sus unidades en naciones con bajos impuestos. Por ejemplo, en Singapur e Irlanda, lo que le permite evitar miles de millones de dólares de impuestos en Estados Unidos.
En un testimonio preparado, el vicepresidente de Microsoft, William Sample, dijo que sus unidades exteriores tienen un propósito, si bien admitió que las consideraciones fiscales entran en juego.
"Si bien el objetivo primario de nuestra estructura regional es el mejorar nuestra competitividad y la eficiencia en cada una de las tres regiones, nosotros evaluamos los incentivos impositivos disponibles".
El abogado principal del Servicio Interno de Impuestos, William Wilkins, dijo en su testimonio que el hacer cumplir la ley de precios de transferencia "ha sido uno de los desafíos internacionales de cumplimiento obligatorio más significativos del IRS". Wilkins debía prestar testimonio más tarde en la audiencia.
MENOS IMPUESTOS EN EL EXTERIOR
Las compañías estadounidenses tienen al menos 1.500 millones de dólares (1.155 millones de euros) en ganancias en el exterior. La mayoría dice que la mantienen ahí para evitar los impuestos estadounidenses. De las 10 empresas principales con los mayores balances de efectivo en el exterior, cinco están en el sector tecnológico.
"La industria de alta tecnología es probablemente el usuario número uno de estas entidades fuera del país para transferir propiedad intelectual", señaló Levin.
El Senado dijo que Hewlett-Packard financiaba las operaciones en Estados Unidos con un flujo de préstamos entre empresas. Para ello utilizó una excepción en la ley para préstamos a corto plazo, con la que evadió miles de millones de dólares en impuestos.
Un portavoz de HP dijo que la empresa cumple totalmente con las leyes impositivas y dijo que el IRS nunca planteó ninguna preocupación respecto a los programas citados.
"Estamos decepcionados al ver lo que parece ser un ataque de motivación política contra uno de los empleadores más grandes de Estados Unidos", dijo el portavoz de HP, Michael Thacker.
Bajo la ley tributaria, las ganancias obtenidas en el extranjero están sujetas a impuestos de Estados Unidos al ser "repatriadas", o llevadas a Estados Unidos, usualmente en forma de un dividendo.
INFORME SOBRE HP
Un documento interno divulgado por el Senado sugería que HP rutinariamente ingresaba dinero a Estados Unidos sin pagar impuestos en el país. Una presentación de HP señaló que "sin una planificación, el repatriar ganancias desde el exterior podría conducir al pago de impuestos".
Los préstamos de unidades extranjeras a una entidad estadounidense relacionada se consideran dividendos a efectos fiscales, aunque existe una excepción para los préstamos que son saldados dentro de los 30 días, de acuerdo los expertos impositivos del comité.
HP estableció una complicada serie de préstamos a corto plazo desde el 2008 para estas empresas que fueron en forma continua sin intervalos, para evitar esa disposición, determinó el panel.
Las grandes compañías han presionado para conseguir una exoneración en el pago del impuesto para traer a Estados Unidos las ganancias a una tasa reducida, afirmando que las ganancias están atrapadas en el extranjero.
Los intentos fracasaron debido en medio de informes que apuntaron a que tal programa costaría importantes ingresos al Gobierno y no produciría empleos en Estados Unidos.
El subcomité también criticó al gigante contable Ernst & Young por aprobar las prácticas de HP.
El socio de Ernst & Young Beth Carr dijo que su empresa respalda firmemente su auditoria de HP.