Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Touch My Katamari: rodando voy, tocando vengo

Se tiende a tachar a la industria del videojuego como conservadora: pocas ideas originales, muchos refritos de los mismos conceptos... Sin embargo, existen bastantes propuestas que intentan aportar un soplo de aire fresco. Katamari en su día nos sorprendió con su planteamiento y tras varias entregas ahora le toca rodar hasta la nueva portátil de Sony.
Lo mejor:
- Una buena adaptación, por fin, de Katamari Damacy al formato portátil.
- La banda sonora le da un toque diferente a lo que ya habíamos escuchado en las anteriores entregas.
Lo peor:
- La curva de dificultad a veces es demasiado exigente.
- No aporta apenas novedades respecto a lo que ya había.
Katamari Damacy, para quien no lo conozca, es una franquicia que nos anima a ser una especie de escarabajos peloteros. El objetivo: hacer la bola lo más grande posible cogiendo todo tipo de objetos. Para dotar de carisma y personalidad a esta propuesta, sus creadores siempre apuestan por el humor absurdo y situaciones insólitas realmente divertidas.
Intencionado o no, en esta ocasión la trama coincide un poco con el momento en el que se encuentra la serie Katamari Damacy. El rey del Cosmos, padre del protagonista, ha perdido el cariño de sus fans. Nuestra misión, volver a hacer estrellas y planetas consiguiendo la mejor puntuación posible en las diferentes fases en las que se divide el juego.
Quizá sea una autocrítica pero lo cierto es que la historia refleja un poco el sentir de Katamari: una franquicia sobrexplotada y que entrega tras entrega no ha logrado sorprender. Aunque sí sorprender como ya hizo We Love Katamari en PlayStation 3. En cualquier caso, Namco intenta introducir algunos cambios en su salto a Vita.
La principal novedad la encontramos en los controles. Aprovechando las capacidades táctiles de la consola, podemos usar los dedos para estirar a lo largo o a lo ancho nuestra bola (el katamari). Un detalle bien implementado a la hora de hacer el gesto pero que a la hora de jugar no supone un gran cambio.
Los controles se ajustan perfectamente a los mandos de la PS Vita. Namco ha aprendido de sus errores en la versión de PSP y, entre otros gracias al stick derecho, ahora podemos disfrutar de una experiencia divertida. No obstante, a veces puede llegar a ser frustrante ya que la curva de dificultad no ayuda.
El desarrollo de las pantallas se mantiene: cumplir los requisitos que nos pide el rey del Cosmos y conseguir la mayor puntuación posible. En esta ocasión los objetivos no están tan marcados por el coger todo lo que se pueda, sino que hay muchas donde puntúa más atrapar ciertos objetos.
Técnicamente el juego apenas introduce cambios. Es una adaptación bastante correcta de lo que hemos visto en PlayStation 3 y Xbox 360, más de lo mismo con unos gráficos 3D muy coloridos y sencillos. La banda sonora, por su parte, conserva los grandes temas de la saga aunque interpretados por una orquesta de jazz.
CONCLUSIÓN
Namco Bandai ha sido un pelín conservadora, la experiencia cumple las expectativas de los fans de la saga. No obstante, ya se nota que la idea está algo agotada. Es una adaptación correcta y posiblemente la mejor hecha en formato portátil tras su paso por PSP y IOS. NOTA: 7.
'Touch My Katamari" ya está a la venta PS Vita a un precio de 39.95 euros con una calificación para mayores de 3 años, según el código PEGI.