Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acelerador de partículas japonés comienza su puesta a punto tras una larga remodelación

El laboratorio japonés KEK comenzó las pruebas de su acelerador SuperKEKB a comienzos del pasado mes de febrero, culminando una gran actualización de la máquina que comenzó la segunda mitad de 2010. El 10 de febrero los haces de positrones circularon por el anillo correspondiente del acelerador, mientras que el 26 de febrero lo hicieron los electrones.
Las pruebas en el acelerador continuarán hasta junio de 2016, a lo que seguirá la instalación de las actualizaciones del experimento Belle II y nuevos imanes superconductores para enfocar los haces en el punto de colisión de las partículas. A partir de entonces se podrán conseguir colisiones entre electrones y positrones.
Según ha informado el Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN), las actualizaciones acometidas en el acelerador SuperKEKB han conseguido reducir notablemente el tamaño de los haces en el punto de colisión, lo que, unido a otras mejoras en la intensidad de los haces, permitirá incrementar la tasa de colisiones e incrementar así la luminosidad (medida de la cantidad de colisiones) en un factor 5 respecto a su antecesor, KEKB.
Este acelerador, diseñado para estudiar la asimetría entre materia y antimateria en el Universo, consiguió en 2001 alcanzar la mayor luminosidad del mundo entre los de su género. Gracias a esto, el equipo científico del experimento Belle pudo comprobar experimentalmente la teoría de Kobayashi-Maskawa en los mesones B. Esta teoría, merecedora del Nobel de Física en 2008, explica los orígenes de la ruptura de simetría entre materia y antimateria, y predice la existencia de, al menos, tres familias de quarks en la naturaleza.
GRUPOS DE INVESTIGACIÓN ESPAÑOLES
Una vez que se ajusten las características técnicas de los haces de aquí a junio de 2016, comenzará la fase dos de la puesta a punto, en la que se instalarán las actualizaciones de Belle II. Las mejoras introducidas lo convierten en un nuevo detector, donde, según el CPAN, los grupos de investigación españoles juegan un papel importante. El Instituto de Física Corpuscular (IFIC, CSIC-UV) ha participado en la construcción del detector de vértices del experimento, la parte más interna del detector.
Para ello se han usado nuevos detectores de píxeles desarrollados en la colaboración internacional DEPFET para el Colisionador Lineal Internacional (ILC). Estos detectores, más integrados y eficaces, están diseñados para un acelerador de partículas electrón-positrón, por lo que encajan perfectamente en Belle II. La fase de comisionado de las mejoras en los haces y el experimento Belle II está prevista en 2017.
En Belle II también participan la Universidad de Barcelona (UB), en la contribución al diseño del ASIC de lectura y procesado de datos; el Instituto de Física de Cantabria (IFCA, CSIC-UC), en la monitorización de la temperatura y distorsión del detector mediante fibras Bragg; y el Instituto Tecnológico de Aragón (ITA), en la caracterización de la compatibilidad electromagnética, susceptibilidad al ruido.