Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El avión hipersónico del pentágono precipita en el Pacífico a los 16 segundos

avión hipersónico, X-51A Wave Rider,Reuters

El X-51A Waverider, avión hipersónico, nuevo proyecto de la Fuerza Aérea estadounidense, terminó en el fondo del oceáno Pacífico. La prueba ha sido considerada fallida, después de que el superjet, fabricado para volar a más de 7.000 kilómetros por hora, volara por apenas 16 segundos antes de precipitar por una avería.

La Fuerza Aérea concibió el programa X-51A en 2004, según el sitio web de análisis militar, Globalsecurity.org,  con un coste de 140 millones de dólares para desarrollar el sistema del Waverider.
El vehículo no tripulado de 7.6 metros de largo fue elevado por un bombardero B-52 desde una base aérea de la costa de California, Estados Unidos y tenía previsto un vuelo de 300 minutos.
Sin embargo, el 'jinete de las olas' apenas superó los 16 segundos de vuelo en esta prueba, definida como crucial, por los ingenieros del pentágono a causa de una avería en una aleta trasera.
Durante la prueba una aleta trasera se desprendió y lo hizo perder estabilidad por lo que terminó su vuelo  antes de lo previsto, aunque siempre su final iba a ser en el fondo del océano, debido al costo que conllevaría recuperarlo.
La nave utiliza tecnología “scramjet”, un motor que prácticamente no tiene partes movibles. Utiliza oxígeno de la atmósfera para sus motores, en lugar de los grandes tanques de combustible que usan los cohetes, haciéndolo un vehículo más eficiente para propósitos militares o comerciales.
La tecnología del avión hipersónico, diseñado para volar de Nueva York a Paris en una hora, podría servir para trasladar misiles o aviones al otro lado del planeta en pocos minutos.
Con la forma de un misil y con pocas aletas en la parte trasera, el X-51A construida por Boeing no está diseñada solo para uso militar, según la Fuerza Aérea, pero algunas armas podrían construirse en el futuro con base en esta tecnología.
En 2010 y 2011, el Pentágono realizó otras dos pruebas y ambas terminaron con el choque del avión antes de que se completaran.