Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La brasileña Embraer y el sindicato concluyen una audiencia sin acuerdo laboral

La empresa brasileña aeronáutica Embraer y el sindicato de la compañía concluyeron hoy en la ciudad paulista de Campinas la última audiencia de conciliación ante la Justicia laboral sin poder llegar a un acuerdo sobre los despidos masivos anunciados en febrero.
En la audiencia, realizada en el Tribunal Regional del Trabajo (TRT) de Campinas, a 100 kilómetros de Sao Paulo, Embraer propuso una indemnización de dos salarios limitados a 3.500 reales (unos 1.521 dólares) cada uno, pero que no fue aceptada por el sindicato que representa a los 4.200 trabajadores despedidos.
El presidente de la Fuerza Sindical y diputado federal, Paulinho Pereira da Silva, consideró la propuesta como "ridícula" y aseveró que es difícil un avance en las negociaciones "con quien no quiere negociar".
El magistrado Luiz Carlos Cándido Martins Sotero da Silva, presidente del TRT de la 15ª Región, admitió que el país requiere de una nueva legislación para regular los despidos masivos.
Sin llegar a un acuerdo entre las partes, el TRT fijó para el 18 de febrero el juicio del caso y los despidos quedan suspendidos hasta el fallo, aunque la empresa anunció que no pagará los salarios hasta la sentencia.
El despido de 4.200 empleados, 20% de la planta de trabajadores de la fabricante aeronáutica, anunciado el 19 de febrero, fue el mayor en una empresa brasileña desde el agravamiento de la crisis mundial en octubre de 2008.
De otro lado, el presidente del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), Luciano Coutinho, indicó hoy que la institución de fomento financiará a las empresas interesadas en adquirir las aeronaves de Embraer, pero advirtió que esa decisión no implica una exigencia para que la compañía conserve su nómina.