Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un sensor y una conexión a Internet bastan para captar las descargas eléctricas en el mundo

Imágenes de la última tormenta eléctrica registrada en Zaragoza. FOTO: Eva Ibañeztelecinco.es
Robert Holzworth de la Universidad de Washington y Richard L Dowden en el centro de Low Frequency Electromagnetic Research producen estos datos y mapas en cooperación con otras universidades. En el mapa se pueden ver en azul las tormentas que se han producido en menos de diez minutos y en rojo las que se han producido media hora atrás.

Actualmente hay unos 25 sensores activos en todo el mundo para que estos mapas se puedan actualizar constantemente y de forma correcta. Los promotores de esta iniciativa buscan más voluntarios para conectar nuevos receptores. Lo único necesario es un ordenador y una conexión a Internet que envía los datos instantáneamente.

Por ejemplo la tormenta de la noche pasada en Zaragoza no podía ser vista en todo el mundo pero sí fue detectada por esta red. La agrupación geográfica de los sensores y una disposición adecuada facilita la captación y la localización de las tormentas eléctricas.
 
Cubrir el mundo entero por los sensores espaciados uniformemente, con cerca de 1000 kilómetros de separación requeriría groseramente 500 sensores.  CGS