Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los efectos del cambio climático en el Ártico afectan a las aves en África

Después de haber analizado los datos recogidos durante más de tres décadas, un equipo de científicos ha demostrado que los efectos del cambio climático en el Ártico pueden darse en un continente totalmente diferente, a miles de kilómetros de distancia del hielo ártico. Uno de los autores, Eldar Rahimberdiev, investigador de la facultad biológica de la Universidad Estatal Lomonosov (MSU, por sus siglas en inglés), en Moscú, dice que el trabajo es único, ya que investigaciones anteriores no tuvieron en cuenta estos problemas tan complejos.
Este trabajo se centró en un pequeño pájaro de la suborden de aves zancudas -el playero ártico o playero rojizo (Calidris canutus)--, que es de color rojo brillante en verano y casi blanco en invierno. Es uno de los plusmarquistas en distancia de vuelo, pudiendo volar durante unos 5.000 kilómetros sin parar, y cada año en el otoño vuela al invierno de la costa de Mauritania (o, dependiendo de la subespecie, Australia o América del Sur), y en primavera para reproducirse va a la Península de Taimyr, en el continente septentrional de Eurasia (o, de nuevo, dependiendo de la subespecie, Groenlandia, Alaska y el archipiélago ártico canadiense).
Entonces, el pájaro tiene otro récord: la elección de las latitudes más septentrionales y frías para la anidación. Se calcula que la llegada de los playeros rojos a estas tierras es por la evolución, de forma que el nacimiento de los polluelos ocurre justo con la abundancia de insectos, su principal alimento. Pero eso era antes de que el calentamiento global hubiera cambiado gravemente la vida de las aves en unas pocas décadas, unas alteraciones que se describen en el nuevo artículo.
Los investigadores señalan que los polluelos nacen bajo condiciones en rápido calentamiento alcanzando tamaños más pequeños antes de que comience la migración, debido a que se pierden el momento álgido de insectos. Si llegan a las áreas en las que pasan el invierno en los trópicos, se enfrentan a una segunda desventaja: sus picos más cortos no pueden alcanzar su comida favorita, los mariscos.
Los investigadores usaron archivo de datos de 33 años, que incluyen la medición completa por parte de científicos polacos de cambios morfológicos en 1990 de aves jóvenes que realizaron paradas intermedias en Polonia dentro de este periodo, imágenes de satélite de la Península de Taimyr y resultados de observaciones de zoólogos holandeses sobre las aves en las costas de Mauritania.
PROBLEMAS CON LA ALIMENTACIÓN
Durante estos 30 años, la llegada en primavera a la península de Taimyr y el pico de la población de insectos se adelantaron casi dos semanas en el tiempo. Si la nieve en la península desaparecía a mediados de julio en el pasado, se ha adelantado ahora hasta finales de junio. Las fechas de llegada de las aves permanecieron estables, pero fenológicamente las aves comienzan a anidar más tarde que hace 30 años y se pierden el momento álgido de abundancia de insectos, esencial para el crecimiento de las crías. La falta de alimentos ha causado una disminución en el tamaño de las aves jóvenes, que es imposible de compensar más tarde en la vida.
Sin embargo, a primera vista, los problemas para las aves no aumentaron: con la llegada del clima frío, los pequeños playeros rojizos siguen realizando su largo viaje y todavía llegan con éxito a África, donde se preparan para pasar todo el invierno, y regresar sólo en primavera. Pero las dificultades reales van más lejos.
Una vez que han llegado en el África occidental, los pequeños pájaros jóvenes pagan el precio de tener un pico corto: su supervivencia era sólo la mitad de la de los juveniles de mayor tamaño. Sólo los pájaros con picos más largos eran capaces de llegar a los bivalvos relativamente profundamente enterrados en el Parque Nacional de Banco de Arguin, mientas que los de picos más cortos se vieron obligados a vivir en los pastos marinos, que es una fuente de alimento pobre para estas aves. La pobre supervivencia de las aves de tamaño reducido claramente contribuye a la disminución de la población actual que se ve en estas aves hoy en día
Las restricciones dietéticas impuestas a las aves con el pico demasiado corto particularmente afectan a las aves jóvenes, de forma que la mayoría de ellas no son capaces de sobrevivir a su primer invierno. Por lo tanto, las consecuencias del problema que se produjo en el Ártico se reproducen en unos pocos meses y en otro continente. Si el ave se las arregla para volar de regreso en la península de Taimyr -incluso ayudándose de un breve descanso-- cazar insectos es mucho más fácil que con un pico largo, pero como demuestra la práctica, los pájaros apenas sobreviven en África.
Según Eldar Rahimberdiev, investigador de la Facultad de Biología de MSU, la amenaza de la extinción es más real para los playeros rojos. Ahora, todas las poblaciones de aves zancudas del norte están disminuyendo en gran medida, con algunas subespecies ya al borde de la extinción. Si la factura para las aves van hasta el punto de que no va a poder obtener los mariscos, las especies simplemente desaparecerán.