Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los expertos dicen: "La tecnología 3D sacará a la luz problemas oculares desconocidos"

La tecnología 3D vista por los expertos. La tridimensionalidad se populariza cada vez más en los cines y en el hogar , mientras los usuarios la miran con recelo. Mareos, dolor de cabeza o visión doble son algunos de los síntomas que pueden presentar los aficionados al cine tras salir de una película.  Los expertoss se muestran optimistas y aseguran que la nueva tecnología revelará problemas que padecemos sin saberlo.
El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas asegura que estos problemas no se deben a un efecto perjudicial de la tecnología sino a problemas latentes que las 3D están "ayudando" a sacar a la luz.
Además, los expertos ponen en duda que pueda ser perjudicial para los menores de siete años como apuntaron empresas como Nintendo o Samsung.
La cualidad del ser humano encargada de esta tarea es la estereopsis, que se puede equiparar con la estereofonía. El ser humano tiene dos oídos y dos ojos para percibir una sensación múltiple, tridimensional en el caso de los ojos y estereofónica en el caso del sonido.
Es una cualidad que tienen los mamíferos y que les permite calcular las distancia, velocidades, trayectorias y volúmenes. Lo que intenta la tecnología 3D es que, con una imagen plana, se tenga una visión estereoscópica.
Emite dos tipos de fuentes luminosas con una pequeña discrepancia similar a la que se tendría en condiciones normales. Este efecto se puede comprobar fácilmente fijando la vista en un objeto y tapando un ojo y otro, alternativamente, observando así cómo cambia la percepción de su posición en el espacio.
Con las pantallas 3D se tiene una sensación artificial del mismo efecto. Esto se produce porque la tecnología disocia una imagen de otra y trata de que el cerebro las perciba separadas, para conseguir esto se utilizan las gafas especiales.
Lo que hacen estas gafas es discriminar qué parte de la pantalla se quiere que ver de una manera y qué parte de otra, algo totalmente predecible siempre que el usuario tenga una visión estereoscópica normal.
"Pero esto no siempre es así", explica Enrique Orellana, portavoz del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas.
Personas que no pueden ver imágenes en 3D
Las personas con ambliopía, u ojo vago, tienen una agudeza visual disminuida en un ojo y pueden haber perdido la condición de estereopsis.
"Hay casos más graves desde nuestro punto de vista, puedes tener una visión estereoscópica normal pero porque haces el esfuerzo diario de tenerla. Es decir, los ojos intentan compensar con la musculatura algunos pequeños defectos. Se puede estar forzando los músculos durante toda la vida para tener la visión estereoscópica que los ojos necesitan", afirma el experto.
El núcleo de población que sufre en alguna medida esta disfunción no es precisamente pequeño, algunos estudios apuntan a que podría afectar del 4% al 10% de la población mundial. "Incluso más", apunta Orellana.
"Es difícil de precisar porque mucha gente no es consciente de que tiene estas forias".
¿Es perjudicial la tecnología 3D?
Lo bueno que tiene esta nueva moda de ver cosas en 3D es que todos podemos ser conscientes de un problema que desconocíamos y además, ponerle nombre, porque sólo detectábamos dolores de cabeza", responde el especialista.
Así, Orellana, descarta que el abuso pueda agravar este problema porque estás personas son incapaces de aguantar delante de una película que se emita en tres dimensiones.
Orellana también recomienda que si el público no es capaz de soportar la visión de una película en 3D dónde tendrían que ir al salir del cine es a un optometrista a que le haga una refracción completa considerando la visión binocular y cuyo tratamiento, si se detecta un problema puede consistir en unas lentes especiales , prismas y posturas o actividades con los ojos para fortalecer la musculatura.
Finalmente, desde un punto de vista de consumo y no sanitario Orellana lanza una advertencia a los exhibidores que, por regla general, no advierten de que un importante núcleo de población es incapaz de disfrutar de las 3D.
"Es conveniente que la gente que emite 3D avise de estos posibles efectos porque tienen una cierta responsabilidad. La advertencia no estaría de más, ya que entregan las gafas con el pañito deberían advertir que no todo el mundo puede ver en 3D, aunque no haya peligro para la salud".