Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ladrón que asaltó la casa de Steve Jobs no sabía dónde robaba

El ladrón que el pasado 17 de julio asaltó la casa de Steve Jobs en el centro de alta tecnología de Palo Alto, se llevó más de 60.000 dólares en ordenadores y joyas sin darse cuenta de que había asaltado la propiedad del co-fundador de Apple, según indicaron las autoridades estadounidenses el martes.
Kariem McFarlin, de 35 años, fue acusado de robo y venta de bienes robados después de que el 17 de julio asaltara la casa de Steve Jobs, que estaba vacía por reformas, indicó el fiscal del condado de Santa Clara (California), Scott Tsui.
El asalto se produjo cerca de nueve meses después de que Jobs falleciera, en el mes de octubre, a los 56 años. Tras la muerte del co-fundador de Apple su casa de Silicon Valley, a unas 30 millas (48 km) al sur de San Francisco, se convirtió por unos días en lugar de encuentro para sus admiradores, que dejaban flores en el camino de entrada.
McFarlin, que ha sido llamado a declarar el próximo 20 de agosto, afirma desconocer que la casa pertenecía a Jobs, ha indicado el fiscal.
"No tenemos ninguna prueba que demuestre que su casa fuera un blanco", dijo Tsui. "Todo lo que sabemos es que fue un robo aleatorio que podía ocurrir a cualquier persona" añadió el fiscal.
McFarlin fue detenido el 2 de agosto y se mantuvo en 500.000 dólares la fianza, de acuerdo con los registros de reclusos de Santa Clara, California.
No hay indicios de que la casa, que es una casa de estilo inglés situada cerca de una acera, fuera vendida después de que Jobs falleciera el año pasado.
El fiscal del caso señaló que la unidad de crímenes de la oficina de alta tecnología fue la encargada de llevar el caso, ya que el robo incluía componentes de alta tecnología.
La policía de Palo Alto, en California, se ha negado a hacer comentarios, al igual que el abogado de McFarlin y los representantes de Apple.