Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El medio plante de Google al Gobierno chino

El gigante Google planta sólo media cara al Gobierno chino. Si el miércoles anunció que abandonaría sus operaciones en el país asiático por la censura y los continuos cibertaques que sufría, este jueves ha asegurado que, en la práctica, esta amenaza sólo afectaría a su motor de búsqueda local. Así, otros servicios como Gmail o la telefonía móvil no se verán afectados por una medida que todavía está a la espera de ser adoptada. El Gobierno de Pekín, por su parte, ha hecho caso omiso de la advertencia de Google y ha mantenido su petición a las empresas de cooperar en el control de Internet.
Google ha señalado que su anunciada retirada del mercado chino por las presiones censoras de su Gobierno se limitaría a la versión local, google.cn, según ha declarado un portavoz de la firma al diario "China Daily".
Sin embargo, el portavoz ha indicado que los usuarios podrán seguir usando posiblemente el sistema de búsqueda en chino a través de Google.com y otros servicios como Gmail o la telefonía móvil.
"Lo único que hemos anunciado es esto: vamos a hablar con las autoridades chinas sobre la posibilidad de operar un servicio de búsqueda sin censura dentro de China. Si esto es imposible, entonces cerraremos Google.cn", ha explicado este portavoz.
China desoye a Google
Por su parte, el Gobierno chino mantiene la petición de que las empresas cooperen en el control de los contenidos de Internet en China. Así, el jefe de la oficina de Prensa del Consejo de Estado, Wang Chen, ha recordado que se debe "seguir un camino para el desarrollo de Internet con rasgos característicos chinos".
Para Wang, las principales amenazas para la seguridad de la red siguen siendo la pornografía, los ataques piratas y el fraude, que el Gobierno chino "enfrenta desde el punto de vista de la seguridad nacional, de la seguridad de información y de la seguridad cultural".
En este sentido, el jefe de la oficina de Prensa ha reclamado la "autodisciplina de los sectores de Internet" para controlar los contenidos y la información que publican.
Al igual que otras firmas de internet, Google ha tenido que ceñirse a la censura china, una de las más sofisticadas del mundo, para operar en el país asiático, que en la actualidad cuenta con el mayor número de usuarios de la red con unos 380 millones. EPF