Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El misterio de la estrella KIC 846852 puede esconderse en el polvo

Astrónomos del Center for Astrophysics (CfA) de Harvard se han sumado al interés científico sobre el misterioso comportamiento de la estrella KIC 846852, cuyo brillo cae de forma intermitente.
Estos alteraciones son tan cortas como unos pocos días o tan largas como 80 días, y llegan a reducir el brillo en un 20 por ciento. El caso es hasta ahora único en la base de datos de la misión Kepler, que supervisa fluctuaciones en la luz de las estrellas para buscar planetas.
El carácter irregular y extremo de estos episodios excluye tránsitos planetarios, y otras sugerencias han oscilado desde una catastrófica colisión entre planetas que liberan una nube de escombros, a la presencia de un enorme artefacto alienígena como una llamada "esfera de Dyson".
Los astrónomos del CfA Mike Dunham, Glen Petitpas, y Lars Kristensen, y sus colegas, se dieron cuenta de que si una nube de partículas de polvo estaba presente en el sistema estelar, debería ser detectable en longitudes de onda submilimétricas y milimétricas debido a su temperatura cálida. Utilizaron el Submillimeter Array y el telescopio James Clerk Maxwell para buscarlo. No encontraron signos de ello.
Por tanto, pueden limitar la cantidad de material a menos de aproximadamente un décimo de la masa de la Luna (al menos en las regiones que más probablemente alberguen polvo) y menos de alrededor de ocho masas terrestres en todo el sistema estelar. Según los científicos, este tipo de pequeñas cantidades de polvo hacen que el escenario catastrófico de una colisión planetaria sea muy poco probable, pero puede que sea consistente con la imagen de la ruptura completa de un grupo de una treintena de cometas parecidos al Halley.
La causa de un acontecimiento tan dramático, sin embargo, no se entiende, y mientras tanto otros escenarios imaginables siguen siendo plausibles, pero los nuevos resultados ponen un límite firme sobre la cantidad de material de polvo alrededor de esta estrella extraña y única, destaca el CfA en un comunicado.