Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nave ExoMars ya divisa su destino: Marte

La nave ExoMars ha capturado esta semana las primeras imágenes de Marte, como parte de los preparativos para llegar al planeta rojo en octubre.
Esta misión conjunta de la ESA y Roscosmos fue lanzada el 14 de marzo, y ya ha viajado un poco menos de la mitad de los casi 500 millones de kilómetros de viaje hasta el planeta rojo.
Mientras la primera imagen de la cámara a bordo del orbitador TGO (Trace Gas Orbiter) --al mes del lanzamiento-- se dirigió hacia las estrellas, esta segunda imagen ha puesto en su mira el propio destino de la misión.
El orbitador y Marte estaban a 41 millones de kilómetros de distancia el 13 de junio, cuando la nueva imagen fue tomada. Aunque no se puede comparar a las escenas de alta resolución que serán enviadas a la Tierra una vez que la nave se encuentre finalmente en Marte, es un hito significativo para el equipo de la cámara.
"La imagen ha confirmado la sensibilidad del instrumento y su agudeza", dice Antoine Pommerol, co-investigador del Colour and Stereo Surface Imaging System, de la Universidad de Berna. "Parece estar bien enfocado y el nivel de señal parece estar cerca de la predicción." A medida que la nave espacial se acerque a Marte, la imagen comenzará a ser cada vez más impresionante.
Con otros cuatro meses de viaje por delante, el equipo va a seguir investigando los datos que se vayan recogiendo por el camino, informa la ESA. "Todo lo que hacemos ahora nos ayuda a comprender y calibrar el instrumento. Hay mucho que preparar", ha añadido.
El orbitador está configurado para entrar en órbita alrededor de Marte el 19 de octubre, el mismo día que su módulo experimental de entrada, descenso y aterrizaje Schiaparelli --liberado por el orbitador tres días antes-- aterrice en Marte.
Si bien el objetivo principal de Schiaparelli es demostrar las tecnologías clave necesarias para el aterrizaje, el orbitador y su conjunto de cuatro instrumentos tienen la tarea de olfatear gases inusuales en la atmósfera. De particular interés es el metano, que podría apuntar a procesos geológicos o biológicos activos en el planeta.
La cámara se puede utilizar para estudiar las características geológicas, incluyendo aquellos que pudieran estar relacionados con fuentes de gas, tales como volcanes.