Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños mentirosos, más propensos a triunfar en la vida

La capacidad de decir mentiras a la edad de dos años es signo de un rápido desarrollo cerebral que puede significar mayores posibilidades de tener vidas exitosas. Los niños con tendencia a inventar han mejorado sus habilidades para pensar, según un estudio de la Universidad de Toronto.
"Los padres no deben alarmarse si su hijo dice una mentira," afirma el Dr. Kang Lee, director del Instituto de Estudios sobre el Niño, responsable de la investigación.
Estos pequeños han desarrollado la "función ejecutiva" - la capacidad de inventar una mentira convincente por mantener la verdad en la parte posterior de su mente, según publica . 'The Telegraph'
"Casi todos los niños mienten. Los que tienen un mejor desarrollo cognitivo están mejor, porque pueden ocultar sus pistas. Cuando crezcan podrán ser los banqueros del futuro".
Elaborar una mentira implica múltiples procesos cerebrales , tales como la integración de fuentes de información y la manipulación de los datos en su beneficio.
Está relacionada con el desarrollo de las regiones del cerebro que permiten "la función ejecutiva" y el uso de pensamiento superior y el razonamiento.
Los investigadores estudiaron a 1.200 niños de entre dos y 16 años de edad para concluir que la mayoría de los voluntarios decían mentiras, pero son los niños con mejores habilidades cognitivas para inventar las mejores mentiras.
La edad más engañosa, son los 12 años , cuando casi todos los niños dice mentiras. Cuando se llega a la edad adulta, los jóvenes aprenden a utilizar las mentiras blancas "para evitar herir los sentimientos de las personas".
Los investigadores aseguran que no hay ningún vínculo entre las mentiras que se dicen en la infancia y cualquier tendencia a hacer trampa en los exámenes o en convertirse en un estafador en la vida. 
En ese sentido, alertan que los padres no deben pegar a sus hijos o regañarles porque digan mentiras, sino que  
esta capacidad debe  ser explotada como un "momento de enseñanza".