Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El superodenador más potente de Canadá investigará los efectos del cambio climático

El superordenador constó 50 millones de dólares (44,5 millones de dólares estadounidenses) y es capaz de simular 100 años del clima de la Tierra en cuatro días. EFE/Archivotelecinco.es
El superordenador más poderoso de Canadá, y uno de los más potentes del mundo, entró hoy en funcionamiento en la Universidad de Toronto con el objetivo de investigar los principales efectos del cambio climático del país.
El ordenador, el sistema iDataPlex de IBM instalado en el Consorcio SciNet de la Universidad de Toronto, puede realizar 300 billones de operaciones por segundo, cinco veces más que el superodenador que era hasta ahora el más poderoso de SciNet.
Según IBM Canadá, el sistema (que está compuesto de 30.240 procesadores Intel serie 5500 de 2,53 Ghz refrigerados con agua) se coloca entre los 15 más potentes del mundo, según la lista "TOP500" de computación, y el mayor fuera de Estados Unidos.
A máximo rendimiento, el superordenador consume la misma electricidad que 4.000 viviendas pero gracias a la refrigeración que utiliza, junto con la incorporación de otras tecnologías, el sistema ahorra al año (respecto a superordenadores de similar capacidad) la energía consumida por 700 viviendas.
El doctor Richard Peltier, director científico de SciNet, dijo a través de un comunicado que "con el sistema iDataPlex de IBM en operación, las instalaciones de SciNet empezarán a proporcionar a la comunidad investigadora de Canadá servicios de computación de alto rendimiento competitivos internacionalmente".
Por su parte, IBM Canadá dijo que el sistema iDataPlex servirá para "analizar modelos globales de alta resolución para predecir futuros riesgos, como la aceleración de la desaparición de hielo en el Ártico".
De forma inmediata, el sistema empezará a trabajar en la predicción de cambios climáticos en la provincia de Ontario y la región de los Grandes Lagos.
El superordenador constó 50 millones de dólares (44,5 millones de dólares estadounidenses) y es capaz de simular 100 años del clima de la Tierra en cuatro días.