Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tratamiento de la apnea del sueño reduce la incidencia de accidentes cerebrovasculares en mujeres

El tratamiento de la apnea del sueño con terapia de presión continua de la vía aérea (CPAP) puede reducir el riesgo cardiovascular según un estudio realizado por expertos neumólogos, y publicado recientemente en el 'American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine'.
En las mujeres que han empezado el tratamiento con CPAP se ha observado una asociación independiente entre el número de horas de uso del aparato de presión continua y la reducción de la incidencia de accidente cerebrovascular o enfermedad coronaria. "Estas conclusiones sugieren que el grado de cumplimiento de la paciente es clave ya que una mayor adherencia al tratamiento se asocia claramente con una menor incidencia de eventos cardiovasculares", ha asegurado el autor del estudio y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el doctor Francisco Campos-Rodríguez.
Desde hace años, diferentes estudios con cohortes compuestas mayoritariamente por hombres han asociado la apnea obstructiva del sueño con un incremento del riesgo cardiovascular. En mujeres, la apnea es un trastorno común, al igual que los accidentes cardiovasculares que se encuentran entre las primeras causas de morbilidad y mortalidad. De entre ellos, el ictus y las enfermedades coronarias son dos de las enfermedades cardiovasculares más graves y comunes.
Por ello, otra de las grandes conclusiones que se han sacado en este estudio, es que las mujeres con apnea no tratada tiene un mayor riesgo de sufrir problemas cardiovasculares graves, especialmente ictus.
Además, los resultados del estudio también apuntan que el exceso de riesgo cardiovascular parece estar limitado a las mujeres más jóvenes. "Aunque es necesario seguir investigando en esta línea, cuando los resultados se estratificaron por edad, los efectos cardiovasculares más graves fueron observados en los casos de apnea no tratada en mujeres menores de 65 años", ha señalado el doctor Campos-Rodríguez.
De esta forma, una vez demostrado el riesgo cardiovascular latente en las mujeres con apnea del sueño "es necesario remarcar la importancia de acudir al neumólogo especialista para obtener un correcto diagnóstico y recibir el tratamiento adecuado. Un correcto cumplimiento del tratamiento asegura una mejora de la calidad de vida y ayuda en la prevención de posibles accidentes cerebrovasculares o cardiovasculares", ha insistido Campos-Rodríguez.