Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El último tren de Steven Gerrard

Steven Gerrard, nuevo capitán de Inglaterra tras la baja por lesión de Rio Ferdinand, tiene un mes para zanjar debates "Este podría ser mi último Mundial", reconoce el capitán del Liverpool. "Treinta años, es la edad en la que se hace el balance sobre el éxito o no en el plano internacional. Lo que uno quiere evitar, es abandonar la elite sin haber hecho nada".
En una década en la selección, jamás tuvo Gerrard el mismo peso específico en el Liverpool que en los 'Pross', lo que se comprueba con un simple repaso por su camino en las grandes citas. En la Eurocopa 2000, poco después de su debut internacional contra Ucrania, Gerrard casi no jugó, deprimido por estar lejos de Liverpool por primera vez en su vida. Luego, se perdió el Mundial 2002 por lesión.
Al igual que en la Eurocopa 2004, el centrocampista estuvo perturbado en el Mundial 2006 por las tentativas del Chelsea para hacerse con sus servicios: "Cada vez que entraba a mi habitación, me torturaba pensando qué debía hacer, si quedarme en Liverpool o ir al Chelsea. Eso pudo haberme cansado psicológicamente".
Introvertido, el volante asegura que no va a caer en la trampa ahora, cuando Jose Mourinho, nuevo entrenador del Real Madrid, parece haber renovado su interés en él. Tras una temporada sin logros, Gerrard, designado hace un año como mejor jugador de la Premier League, deberá convencer a los hinchas de que su mal año fue sólo una excepción.
"Fue una temporada difícil, tanto en el plano personal como para todo el equipo", afirma Gerrard. Si bien fue designado capitán de la selección de Inglaterra por Fabio Capello, el italiano aún no encuentra la posición de mayor rendimiento de Gerrard en el equipo. Durante las eliminatorias, Gerrard jugó volcado por la banda izquierda, complementándose con el volante Frank Lampard por el centro.
Además, la lesión que impide jugar a Gareth Barry podría inclinar a Capello a usar al hombre fuerte del Liverpool como un nexo entre defensa y mediocampo, cumpliendo un papel más defensivo. "Prefiero cuando está cerca del área", confió recientemente Capello, más allá de que en la práctica del lunes lo usó como escoba para limpiar espacios vacíos entre mediocampo y defensa. En los amistosos de preparación contra México y Japón, Gerrard jugó suelto, aportando dinámica a un equipo frío que necesitaba magia. Su primer desafío es el sábado 12, contra Estados Unidos, por los puntos.
JNP