Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós a la fotocopiadora y hola al escalpelo

Ya casi todo el mundo sabe lo que es un spin off. Ahora, los creadores de Camera Café han creado el “spin in”. Fibrilando coge a los personajes de Camera Café y los cambia de ambiente, situándolos ahora en un terreno en el que su ineptitud y vagancia se convierte en algo aún más peligroso: una clínica. Si en el piso 17 los oficinistas dedicaban sus horas de trabajo a meditar delante de la máquina de café, diez plantas más abajo, en el 7, unos médicos hacen lo mismo. No hay explicación ni justificación dramática. Es una de las cosas que sólo una serie tan delirante como esta se puede permitir.
“Se trata de un Camera café con una vuelta de tuerca”, explica Luis Guridi, que ha ideado y dirige la serie. “Cuando una serie empieza a dar signos de agotamiento, cosa que no pensamos de Camera Café y de hecho sabemos que sigue vivo, se coge a un personaje secundario, lo traslada a otro ambiente y lo hace protagonista, lo que se llama un spin off. En este caso lo que hacemos es no tocar a ninguno de los personajes y traer un ambiente distinto para ellos. Lo hemos llamado spinning. Nos consideramos precursores de esto”, dice entre risas.
Pero Guridi insiste en aclarar que Fibrilando no es simplemente una burla.“Esto no es una parodia de Hospital Central ni una crítica al sistema sanitario, aunque tengamos mala leche. Tampoco nos vamos a reír de la clase médica, sino de las personas que están debajo de las batas. Nos movemos en un terreno más peligroso: los guionistas han abandonado la comodidad de hacer chistes sobre una oficina a hacer chistes sobre un lugar donde cada día se lidia con el sufrimiento y la muerte. Eso hace más difícil su trabajo, pero el resultado es positivo y va más allá del humor. En un país como el nuestro tan acostumbrado al humor negro está bien acercarse un poco más a ese punto. En general tiene bastantes tragaderas para ese tipo de humor, ahí están Gila o Miura”.
Tres nuevos personajes se incorporan a la serie . Una de ellas es una conductora de ambulancia que engaña a su abuelo, el Dr. Antúnez, actuando ante él como un angelito cuando en realidad es un auténtico bicho. Otro es un médico recién titulado cándido hasta el exceso, que lógicamente no sabe a qué tipo de compañeros se va a enfrentar. Y el tercero es un médico forense enchufado por los jefes, interpretado por Carlos Areces, popular para los espectadores por Muchachada Nui y a los que los responsables se acercaron mediante su compañero en ese programa y también actor de Fibrilando, Joaquín Reyes. “Creo que el papel le va como anillo al dedo”, comenta con hilaridad Luis Guridi de su nuevo actor. Y también con hilaridad define Areces a su personaje: “Básicamente han pensado en un forense ideal, que es Grisson, y buscaban a alguien con una presencia escénica semejante. Y aquí estoy.”
Areces ya era un fan de Camera Café antes de entrar a trabajar en su “spin in”: “Me considero muy afortunado porque de todas las opciones de ficción que hay ahora mismo, Camera Café estaba para mí a la cabeza. Se aleja del hiperrealismo social y el drama que tanto se lleva”. Además, considera un honor trabajar junto a Luis Varela. “Es uno de los más grandes. Hacía mucho que no le veía en pantalla. Creo que fue Crimen Ferpecto la película que lo redescubrió. Su personaje es uno de los pilares de la serie. Lo primero que pensé cuando me propusieron esto fue ‘Dios mío, ¡voy a trabajar con Luis Varela!”.
Con la nueva incorporación de un cómico de su talla, es posible que Fibrilando sea aún más divertida que Camera Café. Pero sus responsables saben que los temas que se tratan podrían no gustar a todo el mundo. “Seguro que vamos a tener críticas. Se acusaba a Camera Café de no tratar algunos temas con seriedad”, recuerda Guridi. “¿Cómo se puede ser serio en sketches cómicos de cuatro minutos? Siempre va a haber gente que se va a ofender, pero yo confío en el sentido del humor español. Hablamos de una clínica que pertenece a una compañía de seguros. En ella, si compras el seguro de vida, seguro de coche y seguro de hogar te regalan la cobertura médica. Pero claro, resulta que la cobertura médica… es esta”. Y puntualiza: “Estamos tan alejados de la realidad que dudamos que nadie se ofenda.”