Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alicia sigue adelante con su plan

Alicia no tiene ninguna duda. Destruir a Chali desde dentro será mucho más fácil que hacerlo con duros enfrentamientos. Para ello, la presidenta del BCA se vuelca en su nueva amistad y le propone a Chali patrocinar la exposición sin pedir nada a cambio.
En reunión con Kausman, Chali, Alicia y Be anuncian a la aristócrata que todo saldrá bien con la nueva póliza de seguro. Para asombro de Chali, Alicia dice conformarse con aparecer como patrocinadora, no les pedirá nada más a cambio, lo cual mosquea bastante a la presidenta, que no se fía de las intenciones de la Echegaray.
Por otro lado, Ángel se cita con el Joni en el pub Lovely para hacer el primer pago y ultimar detalles. Sin embargo, no estarán solos. Noelia, escondida, escuchará toda la conversación.
Por otra parte, Adriana y su padre intentan salir del lío en el que se encuentran metidos y para ello Claudio se propone como jefe de seguridad de la exposición. A Chali no le parece mal la idea pero necesita el beneplácito de Diego, que se mostrará muy reticente.
Nerviosa por lo que puede ocurrir, Adri le echa en cara que no se implique en el proyecto, por lo que Diego decide que en lugar de Claudio será él quien vigile la exposición.
Mientras, En el trabajo, Nacho e Isabel se tratan de manera muy fría. Chali lo percibe e Isabel le confiesa que la única manera de sobrellevar lo que siente por Nacho es marcando las distancias. Y lo hará por su marido y por su hija.
Sin embargo, la directora se verá sorprendida por una noticia que no esperaba. En casa, Mario recibe la visita de Pepe Ojeda, el arquitecto que le ofreció ser socio en su estudio de arquitectura. Le habla a Mario de dos proyectos: uno en Madrid y otro en Pekín, y Mario se muestra interesado en el segundo. Cuando llega Isabel, Mario, entusiasmado, le contará la propuesta que le han hecho.