Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alonso Díez, el entrañable amigo de la Duquesa

Hasta ahora poco se sabía del supuesto novio de Cayetana de Alba. Ni siquiera los miembros de la aristocrática familia tenían conocimiento de su persona. Sin embargo, el anuncio de un tercer enlace finalmente frustrado de la Duquesa, le ha situado en el primer plano del panorama social español. Ante el interés suscitado, varios medios de comunicación han esclarecido algunos aspectos de su vida y 'Está Pasando' se hace eco de todo lo apuntado sobre él.
El amigo especial de Cayetana de Alba responde a la siguiente identidad: Alfonso Díez Carabantes. Nacido en Palencia, el 15 de noviembre de 1950, está a punto de cumplir 58 años. A pesar de su edad, es un hombre soltero que no ha contraído matrimonio en ninguna ocasión. Por tanto, aunque suspendida, su primera boda hubiera sido la envidia de muchos.
Es uno de los once hijos de José Díez, personaje que fue muy popular, querido y respetado en la capital palentina. Su carrera profesional ha sido provechosa, ya que actualmente es funcionario del Estado y tiene una empresa de relaciones públicas llamada Guindola S.L. Su aparente buena posición económica desmentiría los rumores que califican a Alfonso Díez como una persona interesada en la enorme fortuna de la Duquesa.
Según los que le conocen, es un hombre atractivo, de mediana estatura y de pelo rubio ondulado. Todo un 'partidazo' para la mujer con más títulos nobiliarios de España, que mantuvo una duradera amistad con él antes de que empezara su idilio. Al parecer, la pareja se conoció a través de Pedro Díez, hermano de Alfonso y amigo del segundo esposo de Cayetana, Jesús Aguirre.
Pedro tiene un negocio de chamarilería y antigüedades en el barrio madrileño de Chamberí. Algo que ha hecho creer a muchos que el amigo de la aristócrata también era anticuario. Tras el anuncio de una supuesta boda, han surgido todo tipo de opiniones en el seno de la Casa de Alba. Algunos hijos como Eugenia o Jacobo dieron su visto bueno al tercer enlace de su madre, mientras que otros como Cayetano o Carlos se opusieron férreamente. 
Hoy conocemos algo más a Alfonso Díez gracias a estos y otros datos, pero también hemos podido ponerle cara. En los últimos días, ha sido fotografiado en dos ocasiones: una entrando en el Palacio de las Dueñas, la residencia sevillana de Cayetana y la otra, en la estación del AVE de la capital andaluza.
 
¿Qué ha aportado Díez a la Duquesa?
 
En todo momento ha querido a estar junto a la Duquesa. Por ello, realiza numerosas visitas allá donde ella esté y llamadas telefónicas siempre que no puede estar a su lado. La relación que mantienen está tan consolidada que han pasado unos días vacaciones en San Sebastián y Marbella. Pero además de prestarle su compañía, Alfonso ha sido el mayor apoyo de la aristócrata en los últimos meses. El hecho de quedar postrada en una silla de ruedas por sus problemas de movilidad sumió a Cayetana en una profunda tristeza. Un estado del que el funcionario ha sido capaz de sacarla. Y muestra de ello son algunos halagos que este caballero habría dedicado a su amada como "siempre te he visto como una diosa".
 
¿Cómo se impidió la boda?
 
Al parecer, se han celebrado dos reuniones en los últimos días. Una de ellas se celebró en el madrileño Palacio de Liria y a ella habrían asistido Cayetano, Carlos, Alfonso y el sacerdote que se negó a casar a la Duquesa. La otra tuvo lugar en Ibiza, en presencia de Jacobo y Eugenia, los más permisivos ante la noticia. Sin embargo, en ambas se recomendó a Cayetana que no contrajese matrimonio y, por lo visto, parece que los encuentros han sido efectivos.
 
Fruto de esas reuniones, la Casa de Alba distribuyó un escueto comunicado que negaba que se fuera a producir la anunciada boda. El documento decía lo siguiente: "Dadas las informaciones sobre la relación de la excelentísima señora duquesa de Alba y don Alfonso Díez, esta Casa informa de que lo único destacable es la entrañable amistad entre la señora duquesa y el señor Díez, no habiendo propósito alguno matrimonio".
 
Otro motivo que contribuyó a suspender el enlace fue una supuesta llamada del Rey don Juan Carlos , que habría desaconsejado tan descabellada decisión. Finalmente, la postura adoptada por la aristócrata habría sido bien recibida por su supuesto novio. A pesar de esta 'no boda', la entrañable relación que mantiene la pareja seguirá adelante. Y, lo más sorprendente, con el beneplácito de sus hijos.