Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvaro y Bea, un nuevo acercamiento

En el capítulo que Telecinco emite el miércoles 12 de marzo, Bea se vuelve a acercar a Álvaro para apoyarle en el duro momento que está viviendo el joven. Sus actuales parejas no llevarán nada bien este nuevo acercamiento.
Diego está a punto de conseguir su objetivo y parece que nada se va a interponer en su camino. Sin embargo, nuevamente Bea aparece en escena. La joven, que ha sido alertada por Marga, constata que el director de Bulevar ha logrado embaucar a Álvaro para que confíe en sus intenciones y va a tratar de frustrar sus planes.
Sin embargo, las continuas visitas al hospital tienen un lado más dulce. Bea preocupada por Álvaro y su padre no deja de acudir al hospital, lo que propicia un contacto cada vez más estrecho con su ex. Esta situación no va a ser bien llevada por Nacho y Olga, que tienen un ataque de celos con el acercamiento entre ambos jóvenes.
Entretanto, Bárbara sigue jugando a dos bandas. No quiere renunciar a todo lo que le ofrece su aristócrata novio y futuro marido, pero tampoco está dispuesta a quedarse sin Santi, por quien siente una pasión desbocada que no puede controlar. La rubia sigue engañando a Alejo sin piedad y sin ningún tipo de remordimiento, pero si no es capaz de controlar sus apetitos carnales la van a acabar descubriendo.
Mientras tanto, Benito no gana para disgustos. Su doble vida con su otro yo, Pili, le está trayendo más de un quebradero de cabeza debido a la atracción que siente Giorgio, el profesor de baile por ella, quien además ha intensificado su cortejo y se presenta en Bulevar con un ramo de flores.
Por si fuera poco, su doble juego ha sido descubierto por Andrea, quien no dudará en ayudar al becario a desembarazarse del insistente profesor. Sin embargo, el propio ego de Benito terminará por traicionarle.