Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aparece el marido de Celia

La decepción que Diego siente tras conocer que Celia está casada y la difícil situación que vive Teté al tener que compartir habitación con la novia de Guille, serán las tramas principales de este nuevo capítulo de 'Los Serrano'.
Hace unas semanas, Diego podría haber comenzado una relación con Celia, y ahora que por fin se ha decidido, sus posibilidades con la profesora parecen disminuir. Sin embargo, su fiel amigo Fiti no piensa rendirse: sabe que la relación entre la mejicana y su marido Darío no va bien y cree que Diego puede reconquistarla. Además, la llegada de Darío no sólo traerá problemas a Diego, sino que también afectará a Ana y a África, obligadas a convivir con un nuevo compañero de piso.
Por otro lado, Teté se encuentra en una difícil situación: Guille 'pasa' de ella y además le toca compartir habitación con su nueva novia, Sandrine. Además, Diego, al descubrir los preservativos que su hijo mediano guarda en su armario, tiene que ingeniárselas para evitar que Guille se precipite en su adolescencia. De esta manera, el patriarca de la familia busca unos métodos un tanto exagerados para tener 'controlada' la situación.
Por otra parte, la excusa de que el niño que está instalado en casa de los Martínez es hermano de Chuki, el amigo de Raúl, comienza a crear en Fiti demasiadas dudas y pregunta, de modo que su hijo se ve obligado a reconocerle su repentina paternidad. Sin embargo, la noticia parece caída del cielo y Adrián se convierte en uno más de la familia.